Bonaerenses podrían quedarse sin agua por la falta de obras

Fuentes oficiales aseguran que la capacidad operativa de Aguas Bonaerenses SA está al borde del colapso. Cañerías obsoletas, rotura de bombas y andamiajes deteriorados son algunos de los problemas que enfrenta la nueva gestión.
Miércoles 9 de marzo de 2016
Según aseguran funcionarios provinciales, Aguas Bonaerenses SA (ABSA), la empresa estatal de la provincia de Buenos Aires que provee de agua potable a 91 localidades, tiene su capacidad operativa está al borde del colapso.

"Hay cañerías obsoletas en algunas ciudades que tienen más de 10 años, como el caso de La Plata. Hay 40 mil reclamos y pedidos de usuarios -baja presión, pérdidas, conexiones, cambio de medidor- que esperan ser resueltos.

La planta potabilizadora de Punta Lara cumplió en diciembre 60 años, cuando estaba pensada que opere durante 30 años", son algunas de las conclusiones del informe pedido por la gobernadora María Eugenia Vidal que detalla la catastrófica situación de ABSA.

Roturas de bombas o andamiajes en deterioro son otras de las consecuencias de la falta de obras a lo largo de los años, según la auditoría encargada por los funcionarios bonaerenses al frente de la empresa.