Liberan a "Shakira", la mano derecha de Milagro Sala

La dirigente de la Tupac Amaru fue liberada, al igual que Patricia "Pachila" Jaldín, luego de haber sido detenidas el 23 de febrero. Habían sido denunciadas por amenazas y violación de domicilio.
Miércoles 9 de marzo de 2016
Mirta "Shakira" Guerrero, mano derecha de Milagro Sala, y Patricia "Pachila" Jaldín, fueron liberadas, luego de haber sido detenidas el 23 de febrero, al presentarse a declarar en la fiscalía.

Las dirigentes de la Tupac Amaru habían sido denunciadas por amenazas y violación de domicilio por un grupo de cooperativistas que señaló que ambas se presentaron en un local de Alto Comedero a increparlos.

El juez de control Isidoro Arzud Cruz resolvió otorgarle la libertad a las mujeres. Fernando Barea, abogado de las imputadas, sostuvo que "en ningún momento previo a la detención se informó a Jaldin y a Guerrero respecto de su imputación" y señaló que ante los delitos de violación de domicilio y amenaza que se les endilga "corresponde que se trabaje con el imputado en libertad".

Sin embargo, fuentes judiciales aseguran que ambas dirigentes de la Tupac no pudieron ser notificadas, por no estar presentes en los domicilios que acreditan. Y durante un allanamiento en un galpón de la agrupación jujeña, se dieron a la fuga por un desagüe.

Shakira se hizo conocida por haber amenazado a un equipo del programa Periodista Para Todos, situación por la que tiene una denuncia en la Justicia. Pero meses atrás, su imagen volvió a circular cuando se divulgó un video donde se la pudo ver retirar millones de pesos de un banco para la construcción de viviendas con fondos públicos. Según fuentes judiciales, esa documentación fue incorporada a la causa principal que mantiene detenida a Milagro Sala.

En ese marco, los fiscales del Ministerio Público de la Acusación de Jujuy recordaron ayer que Sala sigue imputada por "amenazas", por un hecho ocurrido en una comisaría en 2014, y señalaron que esa causa es la que está más cerca de llegar a juicio oral y público.

En tanto, Sala sigue imputada por "instigación a cometer delitos y tumulto" cuando comandó una mega marcha con una instalación de un campamento de 40 días en la plaza Belgrano y que cortó el tránsito en todas las calles alrededor de la Casa de Gobierno. Y además en otra causa por "fraude a la administración pública, asociación ilícita y extorsión" y "encubrimiento agravado", que la mantiene presa.

La fiscal Liliana Fernández de Montiel sostuvo, que en el marco de la investigación por fraude, hay tres personas más con orden de detención y evalúa si llama a declarar "a funcionarios en calidad de imputados o de testigos" porque, dijo, "se ha comprobado que las obras no existen".

"Estamos investigando qué responsabilidad tiene la Municipalidad de la capital; veré hacia qué funcionarios dirijo la investigación", añadió.