¿Qué propuesta le llevó Sean Penn al "Chapo" Guzmán?

Un documental asegura que detrás del encuentro del actor con el narco estaba la mano y el dinero de un famoso director de Hollywood
Miércoles 9 de marzo de 2016
Con el tiempo, surgen nuevos detalles de la reunión entre el narcotraficante Joaquín "El Chapo" Guzmán y los actores Sean Penn y Kate del Castillo. El último es que el encuentro fue orquestado por el aclamado director de cine Oliver Stone, quien quería adquirir los derechos de la vida del líder del Cártel de Sinaloa por seis millones para hacer una película de Hollywood protagonizada por el intérprete ganador del Oscar.

La información surgió de un nuevo documental, titulado El Chapo & Sean Penn: Bungle in the Jungle (El Chapo y Sean Penn: Chapucear en la jungla), en el que se cuentan los verdaderos motivos de la cita y desmiente así al propio actor, quien en su artículo en la revista Rolling Stone había asegurado que había visto al narco con fines puramente periodísticos.

De esta forma, la cinta muestra que, en verdad, el objetivo de la reunión fue discutir la posibilidad de inmortalizar al capo mexicano en la pantalla grande de Hollywood en una historia que, sin dudas, atraería a millones.

En efecto, "El Chapo" quería que la historia lo recordara como un personaje más grande que Pablo Escobar y Scarface. Y Sean Penn, apenas más alto que el narco, sería quien encarnaría su personaje, según consignó el británico Daily Mail.

Así se entiende por qué Fernando Sulichin, productor de documentales de Oliver Stone, acompañó a la estrella de Hollywood en su encuentro con Guzmán. En efecto, Sulichin es su productor preferido y con quien realiza todos sus documentales. Este realizador argentino de 50 años es también amigo de Sean Penn. "Nos une una gran amistad", dijo a un diario argentino días antes del artículo que publicara la Rolling Stone.

Chris Brancato, co-creador y productor de la serie Narcos, dice en el documental: "Hablé con un amigo que está involucrado con la DEA y me dijo El Chapo vio Narcos".

Por su parte, Sharon Waxman, editora en jefe del canal de noticias y entretenimientos The Wrap, sostiene en el informe: "Al final del día se sentó allí con un capo fugitivo durante siete horas y no lo entrevistó. Se sentaron, bebieron cervezas y comieron tacos".