Dueño de Edenor vende acciones para quedarse con Petrobras en Argentina

El dueño de Pampa Energía sumará esos fondos a otros u$s 500 millones que piensa obtener emitiendo ONs. Y agregará u$s 300 millones más de la caja de su holding.
Jueves 10 de marzo de 2016
Marcelo Mindlin salió en busca de fondos que le permitan financiar la compra de la filial local de Petrobras. Necesita cerca de u$s 1200 millones para quedarse con los activos que Petrobras Argentina (PESA) opera en el mercado local.

En este marco, el dueño de Pampa Energía puso a la venta las acciones que posee en Transportadora de Gas del Sur (TGS) donde controla el 25% del capital de Ciesa, que es la sociedad controlante de la transportadora gasífera. El resto del capital de este holding es precisamente propiedad de Petrobras. Ciesa es dueña del 53% de TGS mientras que el resto cotiza en la bolsa. Además, Petrobras es la operadora de la firma.

La imposibilidad de tomar el control total de TGS lo lleva a desprenderse de sus acciones. Según fuentes del mercado, Mindlin podría obtener u$s 250 millones con esta operación. Este dinero, sumado a otros u$s 500 millones que espera reunir con el lanzamiento de una serie de Obligaciones Negociables (ON) que ya tiene aprobadas por la Comisión Nacional de Valores (CNV), le servirán de colchón para abonar su desembarco en PESA. Además, el dueño de Edenor también utilizará la caja de Pampa para solventar esta transacción. Son otros u$s 300 millones que generó gracias a las ganancias que tuvo durante el año pasado. Adicionalmente evalúa solicitar un crédito puente con un pool de bancos internacionales.

La semana pasada, Mindlin logró que Petrobras le otorgue un período de dos meses para negociar de manera exclusiva la compra del 62,7% de PESA, mientras que otro 37% cotiza en la bolsa. La empresa opera en el país una refinería en Bahía Blanca; más de 100 estaciones de servicio; acciones en TGS, la central térmica Genelba y la hidroeléctrica Pichi Picún Leifú y varias plantas petroquímicas en Bahía Blanca y Santa Fe. Son casi los últimos activos que Petrobras controla en Argentina ya que en 2011, le vendió a Cristóbal López la refinería San Lorenzo y 365 estaciones de servicio, por u$s 110 millones. Le quedarán algunos pozos petroleros.

En los próximos 60 días, ambos grupos deberán analizar los pormenores del traspaso, ponerse de acuerdo en el monto y estudiar las implicancias que el deal podría tener en el sector petrolero argentino.

Mindlin estaría desembarcando en PESA entre junio y julio. El empresario pretende fusionar PESA con su propia compañía, Petrolera Pampa. Su principal interés radica en el negocio del gas, aunque con PESA, Mindlin se convertirá en un importante jugador en el negocio de los hidrocarburos. PESA está entre los cuatro mayores productores de gas y petróleo de la Argentina y tiene amplias operaciones de distribución, incluyendo refinerías, petroquímica y generación de energía.

La salida de Petrobras de Argentina tiene que ver con la decisión de reducir su deuda y obtener fondos frescos para encarar inversiones en Brasil. La empresa también atraviesa una fuerte crisis política, producto de estar involucrada en uno de los mayores casos de corrupción de Brasil, conocido como Lava Jato , que le causó el desplome de su valor de mercado y un fuerte salto de su deuda que el ano pasado ascendió a 506.500 millones de reales (u$s 124.907 millones), la mayor cifra para una petrolera global en la actualidad. Con las desinversiones, pretende obtener u$s 14.000 millones este ano.