Declaró Lanatta y dijo que le liberaron la cárcel para fugarse

Apuntó a un jefe del Servicio Penitenciario Bonarense que le indicó cómo y por dónde irse del penal de Alvear. Dijo que fue para desestabilizar al SPB y retractarse con Aníbal Fernández.
Viernes 11 de marzo de 2016
Martín Lanatta, uno de los condenados por el triple crimen de General Rodríguez, ratificó desde la cárcel a la jueza federal María Servini de Cubría las imputaciones contra el ex jefe de Gabinete del kirchnerismo Aníbal Fernández por la autoría intelectual de aquel episodio.

Fuentes judiciales revelaron que Servini de Cubría y el fiscal Juan Pedro Zoni concurrieron el miércoles pasado a la cárcel de Ezeiza, a tomarle declaración in situ a Lanatta.

A lo largo de un “engorroso relato”, Lanatta deslizó que contó con colaboración de agentes penitenciarios para la fuga de fines del año pasado que concluyó con su recaptura en la provincia de Santa Fe, junto con otros condenados por los hechos de General Rodríguez, su hermano Cristian y Victor Schillaci.

Martín Lanatta volvió a vincular a Aníbal Fenández con el tráfico ilegal de efedrina, especialmente a México, en términos similares a una declaración anterior y a la entrevista periodística que había concedido desde la cárcel al periodista Jorge Lanata.

En ese contexto, insistió en que un personaje conocido con el apodo de “La Morsa” era efectivamente Aníbal Fernández, y subrayó su relación a través de Andrés Meiszner, ex director del Renar e hijo de un ex presidente del club Quilmes.

La declaración estuvo enmarcada en el remanente de la investigación por el triple crimen de General Rodríguez, expediente en el que aún está prófugo su supuesto autor intelectual Ibar Pérez Corradi.