FIFA reclama montos millonarios a dirigentes acusados de corrupción

En su demanda, reclama "por lo menos 24.224.687 dólares" y exige su restitución en concepto de salarios y otros beneficios obtenidos por los acusados por sus cargos dentro de la organización desde 2004.
Miércoles 16 de marzo de 2016
La demanda de la FIFA en la justicia federal de Nueva York para recuperar más millones de dólares desviados en sobornos significa un nuevo golpe para los ex dirigentes de la Concacaf y Conmebol procesados en la causa de corrupción, a quienes se les exige ahora incluso devolver sus salarios y otros beneficios.

En su demanda de 22 páginas dada a conocer este miércoles, la FIFA cifra en "por lo menos 24.224.687 dólares" el dinero cuya restitución exige en concepto de salarios y otros beneficios obtenidos por los acusados por sus cargos dentro de la organización desde 2004.

"Al privar a la FIFA de servicios honestos, los acusados obtuvieron dinero de la FIFA de manera injusta en forma de salarios, bonos, beneficios y otras compensaciones", afirma la denuncia, precisando que la organización "tiene derecho a la restitución de esos montos".

La lista incluye uno por uno a casi todos los ex dirigentes de la Concacaf y la Conmebol procesados ante la justicia federal de Nueva York y que integraron en algún momento el Comité Ejecutivo de la FIFA u otros cargos en la organización.

A Ricardo Teixeira, ex presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol y exmiembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, se le exigen más de 3,5 millones de dólares.

Para el paraguayo Nicolás Leoz, también exmiembro del Comité Ejecutivo de la FIFA y ex presidente de la Conmebol, el monto demandado en este apartado asciende a más de 3,25 millones USD.

A Rafael Salguero, otro ex miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA y ex presidente de la Federación Nacional de Fútbol de Guatemala, se le reclaman más de 5,13 millones de dólares.

Para Eugenio Figueredo, ex vicepresidente y ex miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, ex presidente de la Conmebol y de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), el reclamo es de más de 1,01 millones USD.

En el caso del brasileño Marco Polo del Nero, ex presidente de la CBF y ex miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA, la suma demandada asciende a más de 1,67 millones USD.

Al colombiano Luis Bedoya, ex vicepresidente de la Conmebol y ex miembro del Comité Ejecutivo de la FIFA que ya se declaró culpable, se le exigen 517.843 dólares.

Los montos son menores aunque el algunos casos no desdeñables para otros ex dirigentes de la región, como el hondureño Alfredo Hawit (230.479 dólares), el paraguayo Juan Ángel Napout (339.693 USD), el nicaragüense Julio Rocha (387.781 USD) y el brasileño José María Marín (114.507 USD).

Las cifras son más pequeñas para el resto: Eduardo Li (Costa Rica), 10.750 dólares; Ariel Alvarado (Panamá), 33.173 USD; Manuel Burga (Perú), 32.250 USD; Rafael Callejas (Honduras), 68.336 USD; Sergio Jadue (Chile), 12.587 USD; Brayan Jiménez (Guatemala), 2.000 USD; y Romer Osuna (Bolivia), 34.592 USD.

Estos montos se suman al dinero que la FIFA reclama en concepto de sobornos y otras maniobras ilegales, y que en total ya ascendería a más de 290 millones de dólares, teniendo en cuenta más de 190 millones incautados a ex dirigentes y empresarios que se declararon culpables y más de 100 millones congelados por delitos de los acusados.

El documento presentado hace especial hincapié en la corrupción en la Concacaf y la Unión Centroamericana de Fútbol (UNCAF) en la venta de derechos de comercialización de partidos clasificatorios para la Copa del Mundo.

En ese sentido, la FIFA apunta contra los acusados por aprovecharse del "prestigio" de la copa del Mundo para "llevarse dinero y negociar sobornos" por cientos de miles de dólares.

La demandas dedica párrafos completos detallados sobre los supuestos delitos del costarricense Li, el nicaragüense Rocha, a los hondureños Hawit y Callejas, el salvadoreño Reynaldo Vasquez, los guatemaltecos Jiménez, Salguero y Héctor Trujillo, y el panameño Alvarado.

También hay una mención más general al "daño" provocado por la corrupción y sobornos de los exdirigentes de la Conmebol Napout, Burga, Del Nero, Figueredo, Marín, Osuna, Teixeira, Bedoya y Jadue.

Las causas en Estados Unidos por el escándalo de corrupción de la FIFA que estalló en mayo pasado y tuvo una segunda oleada de acusaciones en diciembre incluyen a 40 personas, la mayoría ex altos dirigentes del fútbol del continente americano, y dos compañías de marketing deportivo.

Trece individuos se han declarado culpables, aceptando cooperar con la fiscalía a cambio de una posible reducción de la pena, y 27 son actualmente juzgados.