En medio de las denuncias, Lula será Jefe de Gabinete de Dilma

El ex presidente del país vecino aceptó tener un cargo en el gobierno de su sucesora. La decisión podría ofrecerle protección en el corto plazo frente a fiscales que lo han acusado de fraude y lavado de dinero.
Miércoles 16 de marzo de 2016
Asesores presidenciales dijeron que Lula había decidido aceptar, una decisión que podría ofrecerle protección en el corto plazo frente a fiscales que lo han acusado de fraude y lavado de dinero.

Rousseff busca defender su gobierno en medio de una tormenta de acusaciones de corrupción que amenazan su gestión. Nombrar al carismático Lula en su gabinete podría ayudarla a mantener unida a su coalición y evitar una impugnación frente al Congreso.

El retorno de Lula a Brasilia el martes fue opacado por una serie de nuevas acusaciones por parte del senador Delcídio do Amaral, un cercano aliado del Partido de los Trabajadores del ex presidente hasta su arresto el año pasado.

En testimonio bajo acuerdo judicial, Amaral dijo que Rousseff estaba al tanto de un esquema de corrupción en la compañía estatal brasileña Petrobras y que uno de sus ministros había tratado de comprar su silencio.

La popularidad de Rousseff se ha desplomado, golpeada por la peor recesión económica desde la Gran Depresión y por el alcance de la investigación por corrupción enfocada en Petrobras.

La llegada de Lula podría implicar el alejamiento del presidente del Banco Central brasileño, Alexandre Tombini, ante un posible recambio del gabinete que apunta a una modificación en la política económica.

Lula y su Partido de los Trabajadores (PT) han pedido públicamente un alejamiento de la austeridad hacia un aumento del gasto público para reactivar una economía estancada en la peor recesión en décadas.

El PT pidió que el Banco Central rebaje las tasas de interés de Brasil, que están entre las más altas del mundo, y que use las reservas internacionales para alentar la inversión.