Policía baleado en fuga: "Sueño con la cara de Lanatta"

Fernando Pensagwat y Lucrecia Yudatti todavía siguen internados a raíz del fusilamiento perpetrado por los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci durante su fuga. Así recuerdan esa noche trágica.
Jueves 17 de marzo de 2016
Fernando Pensagwat (23 años) y Lucrecia Yudatti (32 años) todavía siguen internados a raíz del fusilamiento perpetrado por los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci.

Fernando asegura que sueña “todas las noches con Martín Lanatta; veo su cara de asesino y eso no me lo puedo sacar de la cabeza”.

"Vemos una camioneta que venía muy rápido por la ruta. Les hice luces para que bajen la velocidad. No me dieron tiempo a nada. Pararon la camioneta al costado. Uno manejaba y dos iban sentados atrás. Escuché que uno dijo 'matálos'. Vi que bajaron la ventanilla de atrás y solo recuerdo la cara de Martín Lanatta con una escopeta en la mano con la que me tiró. Erró los primeros dos tiros. El tercero lo sentí como un golpe frío que se transformó en líquido caliente y me empujó hacia atrás. Quise agarrar mi arma, no me dio tiempo; pude tomar de la mano a Lucrecia y corrimos... saltamos hacia atrás hasta caer en una fosa", relató Fernando.

Lucrecia también recuerda aquella fatídica madrugada del 31 de diciembre en la que los prófugos abrieron fuego tras llegar al control caminero. "Sentí un golpe en mis piernas y cuando caímos en la fosa vi que él tenía los intestinos afuera y se desangraba. Fueron dos los que nos tiraron. Uno con la escopeta y otro con una pistola. A mí me pegaron en las dos piernas. Cuando me miré vi que me faltaba un pie y el otro parecía una canilla de sangre", relata.

Para Lucrecia “fueron una eternidad esos minutos. Nos abrazamos fuerte entre la sangre y luchamos hasta que nos rescataron”.

Ambos coinciden en que sólo sintieron paz y tranquilidad cuando los prófugos fueron nuevamente detenidos. Ahora todo les parece “una pesadilla”.