"La bestia", el auto de seguridad que tendrá Obama en Argentina

La limusina que se viste de lujo es en esencia un camión de combate. Más de 800 personas integran la comitiva del Presidente de EE.UU. Las puertas tienen más 20 cm. de espesor y pesan tanto como las de un avión 757 Boeing.
Lunes 21 de marzo de 2016

Para unos es un tanque de guerra, ya que se trata de un vehículo blindado capaz de resistir hasta un ataque bioquímico. Fabricado con materiales de uso militar, está equipado con metralletas y cañones para lanzar gas lacrimógeno.

Incorpora además un sistema de extinción de incendios similar al de la Fórmula 1, junto a un equipo de suministro de oxígeno.

Para otros, es un auto de lujo. Diseñado por General Motors con la ayuda del Servicio Secreto de Obama, su diseño es similar al de un Cadillac DTS 2008. Pero no sólo tiene apariencia de cara limusina.

Es que lo es: su precio de mercado sería de 1,5 millones de dólares (1,1 millones de euros), importe que hay que multiplicar por las 12 réplicas que tiene la Casa Blanca. En total, 18 millones de dólares.

Botón de pánico

Hay quien se fija más en otras características y dice que es una ambulancia. Y es que el coche está equipado con el botiquín de emergencia más potente que pueda imaginarse e incluye hasta reservas de sangre de Obama, que no pierde de vista el peculiar botón del pánico con el que avisar de una emergencia.

Si eso sucediera, tanque, limusina y ambulancia se fusionarían para mostrar toda la potencia del vehículo que, para gusto de todos, ha sido bautizado como La Bestia. Sus 7 toneladas de peso, los casi 5,50 metros de longitud y los 1,75 de altura dan cuenta de ello.

Esa pesadez no impide que los neumáticos soporten el vehículo, incluso pinchados. Sin aire, podrían seguir circulando durante 95 kilómetros a velocidad máxima, esto es, a 97 kilómetros hora, debido a su gran peso, pico que alcanza, eso sí, en 15 segundos. Aunque no podría hacerlo cualquiera: los conductores son entrenados en técnicas especiales para manejar a La Bestia.

Y para hacerse con ella. Para acostumbrarse, por ejemplo, a que la ventanilla de quien lo conduce es la única que se abre menos de ocho centímetros para pagar un peaje o para hablar con el servicio secreto. Esas ventanillas, además, están fabricadas en un cristal especial que resistiría impactos que destruirían hasta un chaleco antibalas.

También son bien entrenados el mecánico y el agente federal que a menudo viajan con el presidente, a quien no le faltan vías de comunicación.

"La Bestia" está equipada con ordenador, fax, Internet y línea directa con el Pentágono y la CIA. El teléfono, por cierto, es encriptado, que Obama sabe que los espionajes están a la orden del día.

1. Tanque. Cuenta con cámaras de visión nocturna, cañones de gas y un sistema de activación de bombas.

2. Ambulancia. Dispone de muestras de sangre del presidente y con tanques de oxígeno.

3. Limusina. El asiento trasero se adapta a la anatomía del pasajero que lo ocupa.

4. Bólido. Los conductores son entrenados por la CIA. Aprenden técnicas de evasión de persecuciones.

5. Avión. Obama viaja en una cabina reforzada con una puerta del grosor de un Boeing "757".