Obama en Cuba: "Vamos a derrotar al terrorismo"

El presidente de los EE.UU., en un mensaje transmitido a toda la isla, hizo referencia a los ataques terroristas producidos en Bélgica. Además, le pidió al Congreso que levante el bloqueo a Cuba.
Martes 22 de marzo de 2016
Barack Obama convocó al pueblo a abrazar la democracia como un camino para lograr sus sueños, llamó a la reconciliación entre los cubanos de la revolución y los que optaron por el exilio en Estados Unidos, y buscó puntos en común entre ambos países. Raúl Castro lo escuchó desde el palco del Gran Teatro Alicia Alonso.

"He venido a enterrar el último vestigio de la Guerra Fría en las Américas", dijo Obama al abrir su discurso, que tuvo varias frases en español.

En medio de la conmoción por los atentados terroristas de Bruselas, Obama condenó los ataques antes de comenzar con su mensaje, y ofreció sus "pensamientos y plegarias" al pueblo belga. Obama habló con el primer ministro belga, Charles Michel, y le ofreció su pleno respaldo para enfrentar el terrorismo.

El mandatario estadounidense habló sobre las diferencias entre su gobierno y el de Raúl Castro pero sin embargo se mostró dispuesto a superarlas: "EE.UU. cree en el libre mercado, defendemos los derechos de los individuos. Pese a estas diferencias, el 17 de diciembre de 2014 hemos iniciado un proceso de integración entre ambos países".

"Hemos restablecido las misiones diplomáticas, abrimos embajadas, cerramos acuerdos para trabajar en cultura, en educación, en salud. Ya tenemos relaciones comerciales amplias", contó Obama sobre el mejoramiento de la relación bilateral.

El mandatario se ganó otro aplauso cuando dijo que había llamado al Congreso para levantar el embargo. Despertó una respuesta mucho menos enérgica del público cuando criticó la situación de los derechos humanos en la isla, y ponderó a la democracia como un camino para que cada persona logre lo mejor de su vida, a pesar de que reconoció que puede ser un sistema "frustrante". Se puso a él mismo como ejemplo.

"Lo que EE.UU. estaba haciendo no estaba funcionando. Una política de aislamiento no tiene sentido en el siglo XXI; el embargo estaba dañando al pueblo cubano. No tenemos que tener miedo a los cambios".

"Los ciudadanos deben ser libres de protestar, de criticar a sus gobiernos, no debe detenerse a las personas que hagan eso. Cada persona debe ser libre de profesar su religión. Y creo que los votantes deben elegir a sus políticos en elecciones libres. Estos derechos humanos son universales", aseguró el presidente de Estados Unidos. "La democracia da posibilidad a las personas de mejorar y tener mejores condiciones de vida".

El discurso de Obama fue la actividad principal de su segundo día de visita en Cuba. Luego, se reunirá con disidentes y verá por unos minutos el partido entre los Tampa Bay Rays y la selección de Cuba antes de partir hacia la Argentina, donde mañana comenzará su agenda con un encuentro con el presidente, Mauricio Macri .

El Gran Teatro Alicia Alonso, recientemente remodelado y con capacidad para unas 1500 personas, lucía impecable para el mensaje del mandatario norteamericano. Raúl Castro lo reinauguró este año. Dos banderas de Cuba y de Estados Unidos, una al lado de la otra, decoraban el escenario, una imagen del renovado vínculo entre ambas naciones.

Entre el público había estudiantes universitarios y funcionarios del gobierno de Raúl Castro. Los asistentes recibieron una invitación del gobierno.

"Podemos hacer este viaje juntos, como amigos", dijo Obama. "Si se puede", cerró en español, una frase sacada de su campaña presidencial de 2008. Después, saludó, y dejó al sonido de Guantanamera.