VIVO - SESIÓN: H. Cámara de Diputados de la Nación

Basílica San Pedro: El Papa preside la Vigilia de Pascua

El sumo pontífice dirigió las actividades del Sábado Santo, día en el que la Iglesia Católica medita la pasión y muerte del Señor, así como su descenso a los infiernos, y espera en oración su resurrección.
Sábado 26 de marzo de 2016
El Papa Francisco celebrará este sábado la tradicional Vigilia de Pascua en la Basílica de San Pedro, en Roma, como parte de las actividades previstas por la Semana Santa.

De acuerdo con la agencia ACI Prensa, esta actividad forma parte de la celebración del Sábado Santo, día en el que la Iglesia Católica medita la pasión y muerte del Señor, así como su descenso a los infiernos, y espera en oración su resurrección.

“Durante la Vigilia Pascual se realiza tres actos importantes que inician con la Celebración del fuego en donde el Papa bendice el fuego y enciende el cirio pascual. En este acto se entona el Pregón Pascual que es un poema escrito alrededor del año 300 que proclama que Jesús es el fuego nuevo”, reseña el portal católico.

En la jornada también se da la liturgia de la palabra donde se leen siete lecturas, desde la Creación hasta la Resurrección.

El tercer acto es cuando la Iglesia entera renueva sus promesas bautismales renunciando a Satanás a sus seducciones y a sus obras, se bendice la pila bautismal o un recipiente en representación y se recita la letanía de los Santos que nos une en oración con la Iglesia militante y triunfante. >> La islamofobia

En la víspera, el sumo pontífice denunció la insensibilidad de Europa en torno a los refugiados provenientes de países árabes, especialmente de Siria.

El pontífice criticó la “conciencia anestesiada e indiferente” de las autoridades occidentales. En la homilía también deploró categóricamente a los sacerdotes pedófilos, al tiempo que los calificó de “infieles”.

El líder de la Iglesia católica celebró el Viernes Santo luego de participar en el rito de Vía Crucis en el Coliseo de Roma. El Jueves Santo, el papa Francisco lavó y besó los pies de desplazados musulmanes, ortodoxos, hindúes y católicos en las afueras de Roma.