Celos e impaciencia: ¿el Whatsapp atenta contra la pareja?

Está en línea pero no chatea conmigo, me leyó y no responde, tarda contestar...El contenido de mensajes muchas veces es mal interpretado y surgen confusiones que podrían ponerle fin al amor.
Martes 29 de marzo de 2016

El WhatsApp es una fuente constante de conflictos sentimentales, donde se pone en juego la privacidad de las personas y se exponen arriba de la mesa cuestiones íntimas. Los problemas por la última hora de conexión (permite conocer el momento justo en que la otra persona estuvo conectado e interactuó) o el doble check con la tilde azul son temas que obsesionan a las personas usuarias de esa aplicación.

.

"Cuando alguien 'clava el visto' y no responde, la gente tiende a pensar que el otro no tiene interés o quiere quedarse con la última palabra", explicó el psicólogo. "Igualmente, no hay nada más violento que no responder", afirmó. "Uno empieza a escribir en el WhatsApp pensando que es una conversación hablada y es por eso que no soporta el silencio y nunca puede finalizar la charla", dijo el psicólogo Marcelo Brosky.

.

Hay un estudio que explica que aplicaciones como WhatsApp favorecen sólo la primera fase de las relaciones, ya que con el tiempo empiezan a revelarse sus efectos negativos, acompañados del aumento de los celos y el control.