Vuelo del escándalo: procesan a Vicky Xipolitakis

La Sala I de la Cámara Federal confirmó el procesamiento de la vedette por protagonizar el escandaloso vuelo de Austral del 22 de junio de 2015 con destino en Santa Fe.
Martes 29 de marzo de 2016

La Sala I de la Cámara Federal confirmó hoy el procesamiento de la vedette Victoria Xipolitakis por protagonizar el escandaloso vuelo de Austral del 22 de junio de 2015 con destino a Rosario.

Fuentes judiciales informaron a NA que el Tribunal también confirmó los procesamientos de los pilotos Matías Soaje y Federico Zocchi, así como los embargos para los tres por 250.000 pesos.

Los tres están acusados de infringir el artículo 190 del Código Penal que prevé penas de prisión de 2 a 8 años al que "ponga en peligro la seguridad de una nave".

Ese día Xipolitakis abordó el vuelo y fue invitada por Zocchi a pasar a la cabina de vuelo. Todo fue filmado con su celular por la propia vedette y las imágenes trascendieron en un canal de noticias.

Los camaristas Eduardo Freiler, Jorge Ballestero y Eduardo Farah coincidieron en que la presencia de Xipolitakis, así como el uso de su teléfono celular, principalmente de la red de mensajería Whatsapp durante el despegue y aterrizaje, puso en peligro la aeronavegación.

"Sin lugar a dudas, su presencia en la cabina de mando constituyó un importante factor de distracción para quienes comandaban la aeronave y un elemento que influyó negativamente en su 'conciencia situacional'", sostuvo la Cámara.

"La utilización por parte de Zocchi Molina y de Xipolitakis de sus respectivos teléfonos celulares dentro de la cabina puede ser entendida, en sí misma, como un motivo adicional de distracción en los términos referidos, al margen de que a esta altura del proceso no pueda descartarse su potencialidad para afectar los sistemas del avión, ante la posible utilización de la red móvil por parte de la imputada en momentos inmediatos al despegue y aterrizaje", según el Tribunal.

Para el Tribunal Xipolitakis tuvo una conducta temeraria ya que "implicó la injerencia de la imputada en el sitio donde se ubican los controles de mando, escenario que pudo convertirse en un peligroso obstáculo material".

En ese sentido, recordaron que en las imágenes se ve a Xipolitakis "sentada en el panel pedestal y en pleno vuelo" y que eso muestra también que "no tenía puesto en ese preciso momento el cinturón de seguridad".

Además, refutaron el argumento respecto a que Xipolitakis desconocía las normas de seguridad y que tenía prohibido el ingreso a la cabina de vuelo: "existen razones objetivas para suponer que al momento de los hechos fue consciente de que su comportamiento era riesgoso e infringía normas reglamentarias de seguridad".

"Sus propias manifestaciones durante el vuelo y las expresiones que formuló en el marco de las comunicaciones valoradas en el fallo resultan claras al respecto y, por otra parte, debe decirse que son las propias características del hecho las que, por aplicación de sentido común, impiden admitir la posibilidad de que haya ignorado los alcances de su accionar", concluyeron.