"No sirve de nada pedir perdón", dice familia de abogado asesino

"Si no hubiese existido este robo y estos dos motochorros, Daniel hubiera llegado a la cerrajería y mi cuñado no estaría preso", dijo el hermano de la mujer del detenido.
Miércoles 30 de marzo de 2016

La esposa de Silvio Martinero, el abogado que mató a tiros a un cerrajero al disparar contra "motochorros" en el microcentro porteño, calificó hoy al hecho como "fortuito" y lamentó que como saldo "hay dos familias destruídas".

María Laura Rubio, quien se presentó este miércoles en los Tribunales de la calle Talcahuano y pudo ver a su marido por algunos minutos, sostuvo que el hecho que le costó la vida al cerrajero Daniel De Negris se trató de "un caso fortuito".

"No sirve de nada pedir perdón", lamentó, y dijo que tras los hechos del martes "hay dos familias destruídas".

"Estamos muy angustiados, por la situación de mi marido y por la familia damnificada también", explicó la esposa del abogado que este martes disparó contra los "motochorros" y mató a un peatón ajeno al intento de atraco, ocurrido en pleno microcentro.

Al abandonar los tribunales, lamentó que con los hechos ocurridos el martes en el microcentro porteño "hay dos familias destruídas" y dijo que tanto en el caso de la víctima como en el de su marido se trata de "dos personas trabajadoras".

Definió a su esposo como "un hombre trabajador, tranquilo, un buen padre", y dijo que cuando sucedieron los hechos ella estaba "en una reunión de padres" en el colegio de los hijos del matrimonio.

La mujer negó que el abogado tenga vencido el permiso de portación de armas, y aseguró que nunca antes había tenido que usarla.

A su vez, Gastón, hermano de la mujer, resaltó que "si no hubiese existido este robo y estos dos motochorros, Daniel hubiera llegado a la cerrajería y mi cuñado no estaría preso".