Marchas y cálculos para impedir el impeachment a Dilma

El ex presidente y la mandataria buscan demostrar su fuerza y recomponer la base aliada. Hoy encabezarán una marcha en la capital brasileña "en defensa de la democracia".
Jueves 31 de marzo de 2016
Lula a la cabeza de manifestaciones y Dilma Rousseff en el despacho presidencial en Brasilia buscan este jueves demostrar su fuerza, recomponer la base aliada y frenar el impeachment impulsado por la oposición.

El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) encabezará una marcha en la capital brasileña "en defensa de la democracia" y contra "el golpe" que la izquierda dice constituye el proceso de destitución contra Rousseff que avanza en el Congreso por presunto maquillaje de las cuentas públicas.

El Partido de los Trabajadores (PT), que ya comenzó a la batalla en el ámbito institucional, quiere presionar desde la calle, en momentos en que la aprobación del gobierno está en un ínfimo 10%. Se convocaron manifestaciones en 31 ciudades del país.

Hace dos semanas reunió cerca de 300.000 personas, 80.000 en Sao Paulo con Lula vestido de dirigente obrero. La cifra es lejana a las tres millones que reunió la oposición unos días antes para pedir la caída del gobierno.

El ícono de la izquierda latinoamericana fue nombrado jefe de gabinete por Rousseff, pero su designación está bloqueada por la justicia por sospechar que podría tratarse de un ardid para obtener fueros privilegiados en las investigaciones por supuesta corrupción en el megaescándalo de la estatal Petrobras.

Su principal objetivo era reforzar la frágil coalición del gobierno, que sin el cargo, Lula realiza tras bastidores. Pero llegó tarde para evitar la salida de su principal aliado, el centrista PMDB del vicepresidente Michel Temer, que no sólo salió sino asumió con fuerza la bandera del impeachment. Temer asumiría el poder hasta 2018 si Rousseff fuera destituida.

La crisis política se mezcla con la recesión económica que atraviesa este país sede de los Juegos Olímpicos, que sufre además con el alza en el desempleo y la inflación.