Lázaro y Jaime van a la cárcel de los Lanatta, narcos y barras

A comienzos de semana ingresó el exsecretario de Transporte detenido por orden de Ercolini y sobre quien pesan tres condenas. Ahora se sumarán el empresario y su contador, Daniel Pérez Gadín.
Miércoles 6 de abril de 2016
Ubicada en el partido homónimo de la provincia de Buenos Aires, la cárcel de Ezeiza es considerada la que mejores condiciones de seguridad posee en el país. Está bajo la órbita del Servicio Penitenciario Federal y tiene una capacidad para 2.193 personas.

Báez fue detenido en la tarde de ayer apenas el avión privado que lo trasladaba aterrizó en el aeropuerto de San Fernando. Allí lo esperaba personal de la Policía Federal, que los arrestó por orden del juez. Casanello sostuvo que, ante la falta de información confiable sobre el plan de vuelo de la aeronave que salía del aeropuerto de Río Gallegos, existía riesgo de fuga. En simultáneo, el magistrado ordenó la captura de Pérez Gadín, también involucrado en la causa de lavado de dinero que investiga.


La cárcel de Ezeiza había sido escenario de revuelo meses atrás por el ingreso de otros tres reclusos de renombre: los hermanos Cristian y Martín Lanatta, y Víctor Schillaci. Los tres fueron derivados allí tras ser arrestados luego de protagonizar una fuga de ribetes cinematográficos el último día del año.

Allí se halla también, por ejemplo, Leonardo Fariña, acusado de evasión impositiva y lavado de activos, ya mencionado como parte de los negociados de Báez. También Jorge Mangeri, el encargado de edificio condenado por la muerte de Ángeles Rawson. Y Lucas Azcona, el joven condenado por el crimen de la estudiante chilena Nicole Sessarego Bórquez.