Se cae Donald Trump

La derrota en Wisconsin del magnate hacen peligrar su candidatura presidencial. Ted Cruz tomó un fuerte impulso y es la principal amenaza para las aspiraciones del polémico candidato.
Jueves 7 de abril de 2016
La decisiva victoria del precandidato presidencial republicano Ted Cruz sobre Donald Trump en Wisconsin (EE UU) le dio impulso en un momento crucial y añadió presión sobre el magnate, favorito para la nominación de su partido, para que demuestre que puede absorber el golpe y repuntar en las próximas primarias estatales.

Cruz, senador por Texas, dominó la votación del martes en Wisconsin, una señal de que es visto cada vez más como la principal alternativa a Trump entre los republicanos que no apoyan al multimillonario como su candidato presidencial. Su triunfo aumentó las posibilidades de que se celebre una inusual convención disputada en julio.

Trump está bajo presión para responder con victorias decisivas en las próximas primarias, en que tendrá que demostrar que puede obtener los 1.237 delegados necesarios para la nominación presidencial republicana. Si ningún aspirante alcanza esa cifra, el candidato para la elección del 8 de noviembre será elegido en una convención disputada en Cleveland en julio. Trump tiene 743 delegados hasta el momento y necesita ganar el 55% de los que siguen en disputa. Cruz cuenta con 517 delegados y requiere más del 80% de los remanentes, una tarea difícil incluso con el impulso actual.

Dentro de su partido, Trump es resistido por su discurso racista y xenófobo, que el martes tuvo otro capítulo al conocerse que, según un memorando difundido por su campaña, el magnate trataría de obligar a México a pagar por un muro fronterizo de 1.600 km amenazando con bloquear los miles de millones de dólares en remesas (unos 24.000) que envían los inmigrantes desde EE UU a sus familias.

Del lado demócrata, Bernie Sanders, senador por Vermont, derrotó fácilmente a la favorita a nivel nacional Hillary Clinton en Wisconsin, aumentando la frustración de esta última por no haber sido capaz de noquear rápidamente a un rival que la ha atacado desde la izquierda en su camino hacia la nominación presidencial. Clinton, ex secretaria de Estado y ex senadora, aumentó ayer sus críticas contra Sanders, asegurando que carece de un entendimiento profundo de la política y no podrá cumplir algunas de sus principales promesas de campaña. “No puedes ayudar a la gente si no sabes cómo hacer las cosas que dices que quieres hacer”, afirmó Clinton en el programa “Morning Joe” de MSNBC. “Creo que no ha hecho sus deberes y lleva más de un año hablando de hacer cosas que no ha estudiado ni comprende realmente”, agregó.

Sanders ganó en seis de los últimos siete estados, pero sigue enfrentando el complicado reto de superar a Clinton cuando la carrera por la nominación llegue a Nueva York el 19 de abril y a otros cinco estados del este el 26 de abril. Hillary tiene hasta ahora 1.749 delegados y Sanders, 1.061, y en ambos casos se incluyen superdelegados. Pese a todo, la victoria de Sanders muestra que un importante grupo de demócratas no está conforme con Clinton.