Denuncian al intendente de San Miguel, Joaquín de la Torre

La municipalidad demuele casas de vecinos sin autorización judicial. Están construidas sobre terrenos de ferrocarriles. Denuncian que detrás de todo habría un millonario negocio inmobiliario.
Jueves 7 de abril de 2016

La Municipalidad de San Miguel, que es comandada por el intendente Joaquín De La Torre, llevó a cabo la violenta demolición de un hogar de forma absolutamente irregular y mediante la utilización de la fuerza física y la represión. El salvaje suceso ocurrió en la calle Francia a metros de Sourdeaux en la localidad de Bella Vista, en una propiedad lindante a la vía muerta del ferrocarril. Son terrenos fiscales nacionales que no competen a las autoridades locales. Como si este impertinente y avasallador hecho fuera poco, los propietarios contaron que se le sustrajeron distintos materiales.

“Vinieron sin orden judicial, le pedimos al jefe del operativo que la presente y no supieron decir quién estaba a cargo, en todo momento actuaron de forma violenta”, afirmó Cristian, una de las víctimas de la demolición en el municipio de De La Torre quien aclaró que “el muchacho de la retroexcavadora se bajó y dijo que no lo hacía”.


“Mis primos se pusieron para que no derriben la casa y les tiraron gas pimienta, un municipal empujó a mi tía, que cayó sobre los escombros y se fracturó la muñeca, además golpearon a dos menores”, continuó.

Por su parte, Ariel dijo que desde la Municipalidad “adjudicaban que la construcción era nueva y que la tiraban abajo para que no se avance la edificación. En el momento del procedimiento solamente había dos Policías Bonaerenses, todo el resto de los efectivos que ingresaron a la propiedad sin ningún tipo de autorización eran personal municipal”, dijo y agregó que jamás se presentó una orden judicial.

Asimismo, denunciaron que se llevaron distintos materiales en camiones municipales. “La primera denuncia la tomaron porque fueron con abogados, la segunda no la quisieron tomar”, aseguraron.
Lo ilegal e irregular del hecho se fundamenta en que se trata de terrenos que pertenecen a la Unión Ferroviaria por estar lindantes a la vía, por lo cual el Municipio que comanda De la Torre no tiene ningún tipo de injerencia.

Según pudieron enterarse los propietarios extaoficial e informalmente, ya que nadie se hizo responsable de lo ocurrido, la orden de la demolición habría sido dada directamente del secretario de Obras Públicas Jaime Méndez y de Francisco Nigro, abogado, Alberto Díaz (Jefe de obras, y quien amenaza a otra familia con también tirarles la casa abajo) y José Sartarelli, quien sería una suerte de "director de cerco y vereda".