Perú: ganó Keiko y hay segunda vuelta

Pedro Pablo Kuczynski y Verónika Mendoza pelean voto a voto el segundo puesto con la hija de Fujimori.
Domingo 10 de abril de 2016

Keiko Fujimori lideraba el domingo la votación de los comicios presidenciales de Perú, pero muy lejos del 50% necesario para consagrarse vencedora, mientras sus inmediatos perseguidores Pedro Pablo Kuczynski y Verónika Mendoza aparecían empatados por la segunda posición, según sondeos de boca de urna.

De acuerdo con las primeras estimaciones de Ipsos, Keiko Fujimori de Fuerza Popular (derecha) obtendría 37,8%, Kuczynski, de Peruanos por el Kambio (centro derecha) 20,9% y Mendoza, candidata del Frente Amplio (izquierda) 20,3% de los votos. Unos resultados, que de confirmarse al término del escrutinio harán necesaria una segunda vuelta el próximo 5 de junio.

Los primeros conteos oficiales que se conocerán a partir de las 21H00 locales (02H00 GMT del lunes) con el 30% de los votos escrutados, podrían dar una orientación más clara de quién será el rival de la hija del que fuera presidente de Perú entre 1990 y 2000, el autócrata Alberto Fujimori, que purga una pena de cárcel por corrupción y crímenes de lesa humanidad.

Keiko Fujimori había liderado los sondeos previos a los comicios, en los que había 10 candidatos en liza, con un tercio de las preferencias de voto.

Se esperaba que el voto útil pudiera jugar a favor de Kuzcynski, conocido como PPK por el acrónimo de su nombre, que coincide con el de su partido, y que compite en el mismo campo ideológico con Keiko Fujimori.

En caso de que en la segunda vuelta se enfrenten los dos, PPK tendría más posibilidades de ganarle a la hija de Fujimori que Mendoza, según los sondeos.

Keiko Fujimori ya perdió en segunda vuelta en las anteriores elecciones en las que fue vencedor el presidente saliente, Ollanta Humala.

"Con ilusión y mucha calma esperaremos los resultados oficiales", comentó Kuzcynski en su cuenta Twitter.

Mendoza, también declaró que esperarán a "los resultados oficiales para pronunciarnos, siempre estaremos abiertos al diálogo democrático", después de que su partido aseguró que la "izquierda ha llegado para quedarse".