Créditos hipotecarios ajustables por la inflación: las claves

En qué consiste y cómo se implementará esta iniciativa para hacerle frente al déficit habitacional, que ofrece cuotas bajas pero que se actualizarán con la inflación.
Lunes 11 de abril de 2016
¿Qué es lo que se anunció?
El Banco Central creó una unidad de medida llamada Unidad de Vivienda (UVI) y le otorgó un valor inicial equivalente a la milésima parte de lo que cuesta construir un metro cuadrado, según un índice promedio de varias ciudades del país. Así, y a medida que los bancos adhieran a este sistema, habrá depósitos bancarios a plazo fijo y créditos (en principio hipotecarios, aunque podría extenderse a préstamos para otros fines) que estarán nominados en esas UVIs.

¿Cuánto vale la UVI?
Al 31 de marzo, 14,053 pesos. Pero lo importante es cómo se ajusta, porque -al estar el préstamo nominado en UVIs- de eso dependerá cuánto valdrán las cuotas para ir cancelando el crédito. Y esta actualización se hará con el Coeficiente de Actualización de Referencia (CER) que, a su vez, refleja lo que pasa con el índice de precios.

¿Cuál es la ventaja del sistema?
Este método permitirá que las cuotas iniciales de un crédito sean significativamente más bajas que las de una operación convencional. Como la cuota es un cierto porcentaje del ingreso, éstos deben ser demasiado altos para calificar.

¿Cómo se ve esto en ejemplos?
Para acceder a $ 300.000 y pagar mensualmente una cifra que represente el 30% de los recursos que llegan al hogar, hoy se necesitaría, en un crédito con una tasa de 24% anual, un ingreso de al menos $ 20.583, y la cuota inicial resultaría de $ 6175, según un ejemplo aportado por la autoridad monetaria.

¿Qué plazos y qué tasas de interés tendrán estos préstamos?
El plazo máximo será en general de 15 años (en algún caso se extenderá a 20) y la tasa de interés promediará el 5% (se moverá entre 4 y 7%).

¿Qué entidades los ofrecerán?
En principio, los bancos Ciudad, Provincia, Macro, Santander Río, Galicia e Hipotecario.

¿Cuál será el fondeo?
Los bancos buscarán captar depósitos también nominados en UVIs que, por lo tanto, se irán actualizando por inflación. Esos plazos fijos no podrán ser por menos de 180 días.

¿Cuál es la relación con la evolución de los ingresos? ¿Qué pasa si los sueldos no se actualizan tanto como suben los precios?
El banco está obligado a ofrecer una prolongación del plazo del crédito (de hasta 25%) en caso de que la cuota aumente del tal forma que el importe a pagar supere en 10% lo que habría resultado de haberse seguido la evolución del Coeficiente de Evolución Salarial (CVS). Será importante ver en qué medida el ingreso guarda relación con ese índice en cada caso. Más allá de ese factor, hay un temor centrado en la incertidumbre por la inflación futura.