Cámara define hoy si Bonadio sigue al frente de la causa

Horas antes de la declaración de Cristina Kirchner, el tribunal federal decide si aparta o confirma al juez en la investigación por venta de dólar a futuro. Si es recusado la indagatoria quedaría pospuesta.
Martes 12 de abril de 2016
La Cámara Federal porteña debe resolver en las próximas horas si aparta o confirma al juez Claudio Bonadio en la causa por la venta de dólar a futuro, por la que está citada a declaración indagatoria para el miércoles la ex presidenta Cristina Fernández.

Con la expectativa del viaje de la ex jefa de Estado a Buenos Aires tras cuatro meses de ausencia publica, la Sala II de la Cámara Federal, a cargo Horacio Cattani, Martín Irurzun y Eduardo Farah comenzó a analizar hoy el recurso presentado por uno de los imputados en el caso.

De resolver su apartamiento quedaría por ahora en la nada la indagatoria de Cristina y se desactivaría el fuerte operativo programado en los tribunales para recibirla en medio de anunciadas manifestaciones de apoyo.

Y sería la segunda vez que Bonadio es retirado de una causa contra Cristina Fernández, ya que antes tuvo un forzado alejamiento del expediente por Hotesur.

Se espera que la decisión del tribunal se conozca mañana, cuando Bonadio escuche en indagatoria al ex ministro de Economía y hoy diputado nacional del FpV Axel Kicillof.

Bonadio investiga si la ex Presidenta y los demás imputados cometieron el delito de "defraudación contra la administración pública" con los contratos de futuro del dólar que el Banco Central hizo en 2015 vendiendo, sobre todo, a bancos y grandes empresas.

Pero el juez podría ser apartado de la investigación que salpica a la ex presidente si prospera la aspiración de algunos de los imputados.

Por lo pronto, esta mañana los jueces escucharon los argumentos de la defensa del director del Banco Central Pedro Biscay, coimputado con la ex presidenta, quien pidió el apartamento del magistrado por supuestas "falta de imparcialidad" y "actividad arbitraria".

En una audiencia ante los jueces, el abogado Alejandro Rúa consideró que el magistrado incurrió en "denegatorias a producir prueba, permitirnos acceder al expediente y presentar un descargo formal que tenía preparado y tuve que entregarlo a la Cámara Federal".

"Esta investigación no tiene ningún fundamento y es una clara persecución política", proclamó Biscay, uno de los tres directores del Banco Central que permanecen en la cúpula de la entidad y habían sido nombrados durante el kirchnerismo por el entonces ministro Kicillof.

Biscay planteó que reiteradamente solicitó copias de las pruebas en su contra que fueron "sistemáticamente denegadas durante semanas", pese a que el fiscal accedía al material prontamente, y añadió que el último 4 de abril tuvo que presentarse a declarar, bajo amenaza de ser detenido, pese a que el día anterior se había quebrado la clavícula y sus abogados habían presentado una postergación con certificados médicos.

"Es tanta la falta de equidad que me parece que (Bonadio) tiene que volver a estudiar la carrera de Derecho", afirmó.

Biscay contrapuso su situación con que "ante un pedido de fotocopias del fiscal rápidamente (Bonadio) le dio acceso" por lo que consideró que el juez "actuó violando la igualdad de armas" que debe garantizar a las partes del proceso, fiscalía y defensa.

También advirtió que "las principales pruebas que se citan en el expediente" son recabadas de "medios periodísticos y páginas vinculadas con Twitter y cosas por el estilo".

De continuar este estado de cosas, se mantienen las próximas citaciones a declaraciones indagatorias: para este martes está Kicillof y el miércoles será el turno de la ex presidenta Fernández.