El "embajador" narco llegó al país, ¿quién es Gato Seco?

Alejandro Gracia Alvarez fue extraditado desde Colombia. Aquí, deberá declarar en un juicio por el tráfico a Europa de cocaína oculta en muebles de estilo.
Jueves 14 de abril de 2016
Alejandro Gracia Álvarez ya está en el país. Arribó esta madrugada al Aeropuerto Internacional de Ezeiza rodeado de un impresionante operativo de seguridad. Llegó en calidad de extraditado desde Colombia para declarar en un juicio por narcotráfico.

Unos 200 oficiales –entre ellos agentes del Grupo Especial de Operaciones Federales (GEOF), del Grupo Especial del Intervención (GEI) del Servicio Penitenciario Federal y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA)– blindaron el aeropuerto en las primeras horas del día. Tanta seguridad tenía dos motivos: impedir que atenten contra la vida de Gracia Álvarez o que intenten rescatarlo.

Tanto despliegue no sorprende. Es que “Gato Seco”, como lo apodaron en Cali durante su niñez, es un importante narco colombiano. Fue uno de los primeros grandes traficantes de ese país que llegó a la Argentina para instalar desde aquí una nueva ruta de operaciones.

Fue detenido en enero del año pasado en Bogotá, cuando acompañaba a su amante a un cirujano plástico. Tras su detención, el juzgado federal N° 2 de Lomas de Zamora solicitó su extradición (que se concretó hoy).

Quieren que declare mañana, en el marco de la causa conocida como “Luis XV”, un operativo antinarcóticos que en 2012 terminó con el secuestro de 280 kilos de cocaína en un galpón de Lanús. La droga estaba escondida en muebles de estilo (de ahí el nombre “Luis XV”) que eran enviados a Europa.

Además de ser señalado como jefe de una banda de narco, también se lo investiga por el lavado de unos 900 millones de dólares.

Pero los judiciales no son sus mayores problemas, parte de los procesados en la causa “Luis XV” sospecha que fue él quien los delató, trabajando como informante de la DEA. Por eso se teme que intenten asesinarlo y custodiarlo se torna crucial.