Allanaron oficinas porteñas de Uber: hubo incidentes con taxistas

De oficio, la Justicia investiga a la firma por posible evasión impositiva y por usar indebidamente el espacio público con fines lucrativos.
Viernes 15 de abril de 2016

La Fiscalía porteña a cargo de Martín Lapadú allanó hoy las oficinas de la empresa Uber por posible evasión impositiva y por uso indebido de espacio público con fines lucrativas, y mientras se realizaba el procedimiento un grupo de taxistas golpeó a un joven que defendió a la compañía.

Mientras se desarrollaba el procedimiento en el séptimo piso del edificio de la avenida Alem 855 de esta Capital, un joven de quien no trascendió la identidad intentó hacer una defensa de la operatoria de la compañía e inmediatamente fue agredido por los taxistas que arribaron al lugar.

Tras la golpiza, el muchacho -de unos 30 años- insistió: "Ojalá haya diez mil Uber funcionando, necesitamos mejor servicio, mejores posibilidades para transportarnos".

Luego, cuando intentó retirarse fue nuevamente golpeado y se cayó al piso, para lo cual tuvo que ser acompañado por los propios taxistas para evitar a los mas exaltados que querían continuar con el castigo.

El arribo de la compañía norteamericana dedicada al traslado de pasajeros en vehículos particulares generó el rechazo del gremio de taxistas y la reacción del Gobierno y la Justicia de la Ciudad.

Hasta ahora, la sede de la compañía era una verdadera incógnita, ni siquiera las autoridades porteñas habían podido cumplir la orden de la Justicia para hacer cesar las operaciones.

"El fin de los operativos es el de secuestrar toda la documentación relacionada con la firma Uber, que permita comprobar la prestación no autorizada del servicio e individualizar a sus autores", señalaron fuentes judiciales.

La investigación la lleva adelante la Unidad de Investigaciones Complejas a cargo del Fiscal de Cámara de la Unidad Oeste, Martín Lapadú y el Fiscal Roberto Néstor Maragliano, quienes iniciaron de oficio la investigación al ser advertidos de Uber y el desarrollo de sus actividades, sin la debida autorización.