"Superman", la droga de moda y altamente tóxica

Viene en pastillas triangulares con el logo del superhéroe. Los jóvenes que murieron en Costa Salguero, según versiones iniciales, habrían consumido este compuesto nocivo.
Sábado 16 de abril de 2016
Las versiones iniciales sobre la tragedia de la fiesta Time Warp en Costa Salguero indican que los cinco jóvenes que murieron podrían haber consumido una droga de diseño conocida como "Superman".

Como el consumo de estas sustancias es ilegal en Argentina, no existen organismos que proporcionen información sobre la calidad de las sustancias y aporten datos para prevenir sobredosis o "malos viajes".

En España, sin embargo, el Servicio de Alerta Temprana, del Ministerio de Sanidad nacional, alertó en octubre del año pasado sobre estas pastillas que llevan impreso el logo del superhéroe, ya que en algunos casos se venden como éxtasis pero tienen un compuesto potencialmente tóxico. Un mes después de aquel documento, la organización Energy Control, también de España, publicó en su web una advertencia similar sobre la posible adulteración de la pastilla "Superman".

Los comprimidos de esta droga estaban adulterados con PMMA, un compuesto potencialmente tóxico que puede llegar a causar la muerte. El Gobierno español señaló que en el territorio de la Unión Europea el PMMA se relacionó con un número considerable de intoxicaciones no fatales y con alrededor de 50 muertes en diferentes estados miembros desde 2001. En aquel momento también explicó que se había confirmado mediante prueba toxicológica la muerte de un usuario de esta droga en España. Se trató de un joven que en julio pasado murió tras ser encontrado en Lezo (Gipuzkoa) junto a un pequeño alijo de droga, entre el que había cocaína y Superman.

"Dada la situación actual del mercado del éxtasis, hay que ser prudente a la hora de consumir", advirtió Energy Control, ONG dedicada a la reducción de riesgos. En España, como en muchos países de Europa, o Colombia y México dentro del continente americano, existen organizaciones que ubican stands en las puertas de las fiestas electrónicas y ofrecen análisis gratuitos de las drogas que los usuarios piensan consumir. "En Argentina, en cambio, la única modalidad elegida por las autoridades es la de la persecusión y penalización, amparados en la ley de drogas actual. Necesitamos programas de testeo de sustancias, que no tenemos por causa de la prohibición. Decían que en Costa Salguero había una carpa de Prefectura, pero lo que hace falta es una carpa de un programa de reducción de daños", reclamó Alejandro Corda, abogado e investigador de la UBA, especialista en políticas de drogas e integrante de la ONG Intercambios.