Investigadores creen que Chueco viajó a Brasil

Los investigadores que procuran determinar el paradero del abogado creen que este habría abandonado el país en un ómnibus de línea hacia Brasil, trasponiendo la frontera por Misiones.
Sábado 16 de abril de 2016
Los investigadores que procuran determinar el paradero del abogado Jorge Oscar Chueco, creen que este habría abandonado el país en un ómnibus de línea hacia Brasil, trasponiendo la frontera por Misiones, según fuentes policiales.

Chueco, que desapareció el jueves pasado alrededor de las 17 de la localidad misionera de Puerto Iguazú, está considerado como una figura central en la causa conocida como la "Ruta del dinero K", a partir de su estrecha relación el empresario kirchnerista Lázaro Báez.

De acuerdo con informaciones proporcionadas por allegados a la búsqueda del abogado, desde el momento en que su ex pareja denunció su desaparición, se puso en marcha un operativo que se centralizó en Puerto Iguazú, pero más tarde se extendió a Paraguay y Brasil.

Con la participación de fuerzas policiales de los tres países, la estrategia de localización se basó hoy en la posibilidad de que Chueco haya abandonado el país con destino a la localidad brasileña de Foz do Iguazú, a través del puente internacional "Tancredo Neves", en un ómnibus de pasajeros.

Del otro lado de la frontera, los investigadores se habrían desplegado hacia el área de Migraciones del vecino país y de Ciudad del Este, Paraguay, y rutas de salida hacia el norte del territorio brasileño, ante la sospecha de que el abogado intentará continuar la huida.

Según se supo, la justicia argentina tenía previsto citar a declarar a Chueco por su presunta participación en operaciones de lavado de dinero en que habría incurrido Lázaro Báez, actualmente detenido en la causa mencionada, cuya investigación continúa.

Dicha circunstancia habría incidido para que el hombre de 64 años se ausentara de la Capital Federal, eligiendo como destino el norte de Misiones por su localización como parte de la Triple Frontera, altamente vulnerable para la delincuencia.

Chueco habría arribado a Posadas entre el lunes y martes pasado en un Peugeot 308 de su propiedad, que fue hallado anoche en el estacionamiento de un hipermercado, tras lo cual se dirigió en ómnibus hacia Puerto Iguazú donde se alojó en el hotel Los Helechos, pero luego también se registró en el hotel Saint George.

El miércoles, alrededor de las 15.30, fue hallado semi-desvanecido en el área de las Cataratas en el Parque Nacional Iguazú, con síntomas de una descompostura o alcoholizado, razón por la fue demorado por guardias del lugar.

Posteriormente fue trasladado a una comisaría, donde las autoridades policiales procedieron a registrarlo y quedó en libertad, con el compromiso de regresar al día siguiente para cerrar los trámites de la intervención policial, pero no regresó.

Al parecer, después del incidente mencionado el abogado se comunicó con ex pareja a quien le requirió que viajara de urgencia a Puerto Iguazú, trámite que ella cumplió y llegó a la localidad misionera el jueves, al caer la tarde.

De acuerdo con la reconstrucción realizada por los investigadores, la mujer se dirigió al hotel Saint George pero no logró dar con su ex pareja que, además, le había encomendado la apertura de una caja de seguridad a su nombre, en tanto que la habitación que ocupaba se hallaron al menos dos cartas.
También se encontraron más de 43.000 dólares y 1.000 pesos, aunque ni las autoridades ni la ex pareja, identificada solamente con el nombre de Patricia, dieron a conocer el contenido de las cartas manuscritas que dejó el abogado. En tal circunstancia, la mujer realizó la denuncia correspondiente.

En declaraciones a medios locales, Patricia dijo: "Presiento que está en riesgo de vida, presiento con todo lo que ha pasado y demás que está siendo amenazada su integridad física y me da la sensación de que se ha alejado de su familia evidentemente para protegernos".

Ante la denuncia de desaparición, el juez de instrucción Osvaldo Rubén Lunge dispuso una serie de medidas, a las que se sumaron Gendarmería, Prefectura y Policía Federal y la Aeroportuaria por disposición de la ministra de Seguridad dela Nación, patricia Bullrich, aunque no lograron hallar a Chueco.