Fein: "Hoy no hay prueba que permita hablar de homicidio"

Luego de presentar su renuncia, Viviana Fein dijo que no pudo demostrar categóricamente cómo murió, desligó a Lagomarsino y "es optimista" en que algún día se sabrá qué ocurrió.
Miércoles 20 de abril de 2016
La fiscal Viviana Fein, que durante casi un año investigó la muerte de Alberto Nisman, volvió a defender su actuación en la causa y renovó sus críticas hacia la querella, a la que acusó de "unidireccionar" la investigación desde la hipótesis del homicidio.

En ese sentido, reiteró que no hay "pruebas concretas" para inferir si al ex titular de la UFI-AMIA lo asesinaron o se suicidó, aunque aseguró que se debe ahondar en el análisis de los entrecruzamientos de llamadas del día anterior a la muerte.

"No tengo probado en mi trabajo que haya entrado una persona al departamento, lo haya reducido a Nisman en el baño y lo haya asesinado. No puedo hacer afirmaciones falsas. La querella unidireccionó la investigación desde el homicidio, pero no puedo salir a decirle a la sociedad que tenemos una prueba directa cuando no es así", afirmó.

En una extensa entrevista en radio Vorterix, la fiscal, que presentó los papeles para obtener su jubilación luego de que la causa por la muerte de Nisman pasara al fuero federal por orden de la Cámara del Crimen porteña, recordó que su investigación sufrió varias dilaciones provocadas por la querella, como la pericia tecnológica, que se realizó casi dos meses después de lo establecido.

"Cuando la doctora (Fabiana) Palmaghini no acepta la declinatoria, manifiesta que la querella unidireccionó la investigación desde el homicidio, que los dichos estaban teñidos desde la subjetividad. Son palabras de ella", agregó.

Fein también admitió que le resulta "inentendible cómo han operado" sobre su persona, y si bien aclaró que no se pone "en el papel de víctima", afirmó que le resulta "llamativo".

Con respecto a las críticas que recibió por parte de la Cámara al momento de ordenar el traspaso de la causa al fuero federal, Fein explicó que presentó un escrito explicando cada una de las irregularidades señaladas.

En ese sentido, destacó que "los camaristas controlaron la causa en todo momento", y mencionó que a pesar de los cuestionamientos públicos que hizo, "el doctor Ricardo Sáenz (Fiscal General) consideró que la instrucción realizada estaba bien, que no le merecía objeción, está asentado en la causa".

Entre otras cosas, Fein negó que haya habido irregularidades durante el accionar en el departamento de Nisman en la noche en la que se descubrió su muerte, y explicó que hubo "cinco funcionarios judiciales" haciendo "un relevamiento completo para evitar cualquier tipo de manipulaciones".

Con respecto al futuro de la causa, afirmó que no cree que la investigación "se haya enlodado ni haya sido manipulada", y mencionó que hay "una línea de investigación que hay que ahondar, que es el entrecruzamiento de llamadas producidas el sábado 17 de enero" entre Nisman y "agentes de la SIDE y del Ejército, desde temprano hasta la noche tarde".

De todas maneras, reiteró que en los 60 cuerpos que tiene la causa "no se puede emitir una calificación legal sobre si fue homicidio, suicidio o instigación".