El juez Casanello imputó a Chueco por lavado de dinero

El abogado de Lázaro Báez negó haber cometido delito alguno en el marco de la investigación por presunto lavado. Además, dijo que intentó suicidarse, sin éxito, dos veces.
Viernes 22 de abril de 2016

El abogado del empresario Lázaro Báez, Jorge Chueco, negó hoy haber cometido el delito de lavado de dinero al presentarse ante el juez federal Sebastián Casanello y aseguró que intentó suicidarse dos veces en los últimos días.

Luego de que el Cuerpo Médico Forense determinara que estaba en condiciones de afrontar una declaración como acusado, Chueco fue trasladado desde el Edificio Centinela a los Tribunales rodeado de agentes de Gendarmería, con chaleco antibalas y casco.

Ante Casanello, el abogado detenido en la ciudad de Encarnación, Paraguay, en el marco de un intento de fuga, se negó a brindar declaración y pidió más tiempo para que sus abogados puedan analizar la causa por la llamada "ruta de dinero K".

Chueco ingresó minutos después del mediodía al Juzgado y Casanello le leyó la imputación en su contra: haber estampado su firma en nueve cheques por 208 millones de dólares que terminaron depositados en la firma Austral Construcciones, de Lázaro Báez.

Según Casanello, "existen sospechas" de que entre el 14 de diciembre de 2012 y el 8 de abril de 2013, "a través de una posible maniobra de autoventa o autocompra de títulos de deuda pública por parte de Helvetic Services Group SA, se reingresó al
país una suma aproximada de 33 millones de dólares que habrían sido insertados en el mercado local a partir de su depósito en una cuenta bancaria de Austral Construcciones S.A. en el Banco de la Nación Argentina, a través de nueve cheques por un total de 208.840.876 de pesos endosados por Chueco".

Chueco lo hizo como apoderado de Helvetic: "Las operatorias consistían en transferencias de dinero procedente de fuentes ilícitas desde SGI Argentina SA a Helvetic Services Group SA", indicó el magistrado.

Por esa misma maniobra de lavado de dinero, el juez también citó a ampliar su declaración indagatoria a Báez y a su hijo Martín, más allá del procesamiento ya dictó sobre ambos ésta semana.

El abogado Chueco fue detenido en la ciudad de Encarnación, luego de varios días en que estuvo desaparecido y tras haber sido visto por última vez en la provincia de Misiones, donde había viajado presuntamente por turismo, según explicó a la prensa su esposa.

El abogado seguirá detenido y sus abogados, Juan Martín Cagni Fazzio y Ezequiel Altinier, no reclamaron por el momento su excarcelación ni ninguna medida especial para su detención, que cumplirá en el penal de máxima seguridad de Ezeiza, donde también se encuentra Báez.

El empresario patagónico y el contador Daniel Pérez Gadin siguen con prisión preventiva por supuestas maniobras de lavado de dinero a raíz de haber circulado una suma de poco más de 5 millones de dólares en la financiera SGI, que se presumen que son de origen ilícito producto de la utilización de facturas apócrifas en la obra pública.