Lanús superó a Banfield y es cada vez más líder

Se impuso 2 a 0 con golazos de Ayala y Almirón. El Grana volvió a quedarse con el clásico del Sur y se encamina a quedarse con su zona.
Sábado 23 de abril de 2016

Lanús, único líder de la Zona 2, ratificó su condición con una notable muestra de carácter en un clásico emotivo ante Banfield, porque jugó más de una hora con un hombre menos, erró un penal pero exhibió otra vez un fútbol práctico para ganarlo por 2 a 0.

En el primer tiempo, si bien no hubo tantos, hubo de todo, porque el "Granate" se quedó tempranamente con diez hombres por la expulsión de Iván Marcone a los 16, por doble amarilla, y después el goleador José Sand erró un penal, atajado por el arquero Hilario Navarro.

Pero en el complemento todo cambió, cuando a los 14 minutos vio la roja Walter Erviti en la visita y enseguida llegó un golazo tremendo del paraguayo Víctor Ayala para darle la primera ventaja a los de Jorge Almirón.

Y en la última jugada, el juvenil Miguel Almirón corrió de lado a lado y definió con una "cuchara" hermosa sobre la cabeza de Navarro para sentenciar la historia.

El "Granate" llegó así a 31 puntos en la Zona 2 del torneo de Primera División y espera el resto de los resultados de la jornada para saber si pudo ampliar la ventaja en la cima.

Pocos minutos habían pasado cuando Lanús, en su afán por llevarse por delante a su rival, tuvo la primera situación de peligro.

De un pelotazo de Gustavo Gómez, Almirón la pivoteó para Acosta que la quiso cruzar fuerte, pero Hilario Navarro le ahogó el grito de gol.

Banfield había adoptado una posición expectante para tratar de salir rápido de contragolpe y así fue como generó las dos amarillas, casi consecutivas, que sacaron tempranamente a Marcone de la cancha.

Primero frenó a Sarmiento en mitad de cancha y después corrió de atrás a Simeone, la referencia más adelantada y picante del "Taladro", hasta hacerlo tropezar.

Pero ese cambio de roles que le exigía la situación no le sentó bien a Banfield, que con campo y posesión de pelota no sabía cómo hacerle daño a Lanús, que retrasó sus líneas y apostó por la velocidad de Acosta, Almirón y Mouche por las bandas en el contragolpe.

Así agarró mal parada a la defensa de Banfield José Luis Gómez, que se mandó al ataque, intentó pasar entre dos rivales y Jorge Rodríguez apenas lo desacomodó con el brazo, fuera del área, pero con el envión el lateral derecho cayó dentro y el árbitro cobró penal.

En la ejecución, Sand buscó el palo izquierdo de Hilario Navarro, que notablemente adelantado más de la cuenta, volvió a negarle la primera ventaja al "Granate".

Pero todo eso que había sufrido Lanús en la primera mitad se iba a volver a invertir rápidamente en el complemento, donde de entrada buscó más tenencia con el ingreso de Ayala por Mouche.

La expulsión de Erviti, también por doble amarilla, fue la que empezó a simplificar el trabajo de los conducidos por Jorge Almirón en el partido.

Primero, porque apenas se reanudó el juego Ayala sacó esa bomba viboreante que dejó sin reacción a Hilario Navarro e hizo explotar el estadio "Néstor Díaz Pérez".

Y después, porque si a Banfield le costó generar situaciones de gol con un hombre más, peor fue cuando quedaron ambos diez contra diez.

Apenas los primeros minutos después del tanto del "Granate" fueron para los de Falcioni, apoyados en intensidad de Sarmiento y la presencia de Simeone.

Ahí apareció la figura de Monetti, con dos atajadas claves, una de ellas espectacular volviendo sobre sus pasos porque el remate de Soto se desvió en Ayala y se metió junto a un palo.

Recuperó el manejo de pelota Lanús para poder defenderse de esa manera y no tan cerca de su arquero, lo que imposibilitó a Banfield también de inundar de centros el área "Granate".

Una bomba de Gómez al travesaño pudo haber sido el segundo tanto de Lanús, que llegó en la última jugada del partido con una definición hermosa de Miguel Almirón, cuchareando el balón sobre la cabeza de Navarro.

El "Granate" se aferró entonces a otra victoria clásica para seguir acercándose al sueño del título, que tiene a todo Lanús expectante y disfrutando del buen fútbol de un equipo práctico.