Provincias planean tomar deuda por U$S 4500 millones

El pago a los fondos buitre habilitó a los gobernadores a colocar bonos para financiarse. Estiman que al menos 11 distritos evalúan esta posibilidad.
Domingo 24 de abril de 2016
Luego de que el Gobierno cerrara el conflicto con los holdouts, al menos once provincias evalúan hacer colocaciones este año que, en total, podrían superar los 4500 millones de dólares.

La búsqueda de financiamiento externo va a tono con los nuevos tiempos: la Casa Rosada avisó a los gobernadores que en adelante deberán hacerse cargo de una porción de las obras públicas que antes solventaba por completo la Nación.

Los mandatarios miden las opciones después de los US$ 16.500 millones que consiguió Mauricio Macri a una tasa promedio de 7,2% para pagar a los holdouts y cerrar el litigio luego de catorce años. Algunos están avanzados en el proceso, otros aguardan que el interés se planche más.

El primero en salir a la caza de billetes verdes post default es Juan Manuel Urtubey. El salteño está en Nueva York, con una agenda cargada que incluye el Consejo de las Américas y reuniones con fondos de inversión durante tres días. Su intención es mostrar los resultados de las gestiones antes de su vuelta al país, el jueves, con el objetivo de colocar un bono por US$ 250 millones que destinará especialmente a proyectos de infraestructura en municipios.

El Gobierno será el árbitro del endeudamiento de las provincias, que necesitan de su aval para concretar cada operación. El criterio que se impone a priori es claro: dependerá de la situación de las cuentas públicas de la jurisdicción y la afectación específica.

No hay distinción de color político. Hay provincias peronistas, como Chaco, Entre Ríos, Chubut, Córdoba y Tucumán. También oficialistas: Capital, Mendoza, Jujuy y Buenos Aires. En el medio, se inscriben Santa Fe y Neuquén. La única que avisó que no se plegará a la ola es Santa Cruz, sacudida por una profunda crisis, pero envuelta en la bandera kirchnerista del desendeudamiento.