Para combatir al EI, EE.UU. enviará más soldados a Siria

El nuevo despliegue elevará de 50 a unos 300 el número de militares. Entre ellos habrá miembros de las fuerzas especiales. El presidente Barack Obama pide contribución económica a sus socios europeos.
Lunes 25 de abril de 2016
Barack Obama anunció este lunes que enviará a Siria 250 soldados más de las fuerzas especiales para combatir al Estado Islámico y ayudar a sus aliados locales. El presidente de Estados Unidos, desde Berlín, destaca que este nuevo envío tratará de construir sobre los avances contra el grupo yihadista que se han conseguido en los últimos tiempos, y contribuir en labores de “entrenamiento y apoyo”.

Como ya había avanzado el diario estadounidense Wall Street Journal , que citaba fuentes del Gobierno estadounidense, estos soldados no forman parte de una misión de combate, aún cuando trabajen cerca de las líneas de combate. Su tarea principal tarea en Siria será tratar de sumar a árabes suníes a las unidades kurdas que combaten a los yihadistas del Estado Islámico en el noreste del país. El nuevo despliegue elevará de 50 a unos 300 el número de militares estadounidenses que operan en territorio sirio.

Este anuncio se suma al que hizo recientemente el secretario de Defensa de EEUU, Ashton Carter, y por el que informó del envío de otros 217 soldados estadounidenses a Iraq para tareas de formación del ejército local.

El pasado día 13, Obama aseguró que la ofensiva de EE.UU. contra el Estado Islámico en Siria e Iraq atraviesa un buen momento con ataques a la estructura financiera del grupo y a su capacidad para financiarse mediante el tráfico ilegal de petróleo. En octubre del año pasado, el presidente autorizó el despliegue de tropas (unos 50 miembros de las fuerzas especiales) en la guerra civil siria, algo a lo que venía negándose desde hacía años.

El presidente de EE.UU. ha llamado a los países europeos a no ser autocomplacientes en materia defensiva y ha reclamado a la OTAN más apoyo en la lucha contra los integristas. También ha pedido a sus socios que contribuyan a la lucha contra el yihadismo con un 2% de su PIB y que lo dediquen a Defensa, además de instar a Rusia a sumar a la causa.

Hasta ahora las fuerzas rusas han intervenido sólo en Siria y lo han hecho por libre, bombardeando en muchas ocasiones a grupos opositores de Damasco y no sólo a los extremistas del Estado Islámico.