VIVO - SESIÓN: H. Cámara de Diputados de la Nación

Rosario Central dio un paso clave al vencer a Gremio

Se impuso 1 a 0 con gol de Marco Ruben. El Canalla fue muy superior que su rival y consiguió una victoria importante en Brasil.
Jueves 28 de abril de 2016
Rosario Central mostró su capacidad y al vencer 1-0 a Gremio en Porto Alegre dio un paso clave hacia los cuartos de final de la Copa Libertadores de América, aunque todavía a ambos protagonistas los espera el desquite el jueves próximo en el Gigante de Arroyito.

El gol tan importante lo aportó el capitán auriazul Marco Ruben, a los 14 minutos del primer tiempo, al fusilar a Marcelo Grohe luego de que le protegiera la pelota y la oportunidad el chaqueño Germán Herrera, todo como consecuencia de un envío largo de Walter Montoya que complicó a la retaguardia gaúcha.

Ruben inclusive estuvo cerca de ampliar la diferencia poco antes de que finalizara el período inicial, pero ese balón que picó dio en el travesaño.

El conjunto rosarino presionó a los anfitriones para bloquearle el camino en la mitad de la cancha del Arena do Gremio y a partir de ese sector trató de generar situaciones favorables por la creatividad de Franco Cervi, el esfuerzo inagotable de Herrera y la peligrosidad habitual y natural de Ruben.

Pero la tarea colectiva de Central fue efectiva en todos los sectores y esa eficacia dejó al desnudo las limitaciones que sufrió el tricolor.

La formación de Eduardo Coudet se brindó y rindió como para dejarlo por demás satisfecho y seguramente lo mismo ocurrió con la parcialidad centralista.

En el segundo segmento el visitante hasta dio la ventaja de perder al emblemático Ruben, quien por una lesión quedó al mergen de la etapa decisiva y lo reemplazó el talentoso Giovani Lo Celso.

Aún con un cambio de caracteríticas tan diferentes, un creativo por un artillero, los rosarinos mantuvieron la situación controlada y sin sobresaltos.

Esos 45 minutos finales fueron en su mayoría de pura impotencia para Gremio, por lo que los Canallas hicieron méritos para ganar y esperar con optimismo, aunque sin subestimar, a los gaúchos en el Gigante.