Detuvieron a Di Zeo, Martín y 236 barras de Boca en Paraguay

La policía los detuvo luego del partido entre el xeneize y Cerro Porteño por la Copa Libertadores. Les secuestraron armas, drogas y alcohol.
Viernes 29 de abril de 2016

Rafael Di Zeo y otros 236 barrabravas de Boca Juniors que se trasladaban en cuatro micros hacia el estadio Defensores del Chaco, para presenciar el partido ante Cerro Porteño, fueron detenidos en Asunción por incidentes en la vía pública y tenencia de drogas y armas blancas, según precisaron hoy organismos de seguridad paraguayos.

El comisario Manuel Sosa, jefe de Seguridad de Eventos Deportivos de la Policía Nacional de Paraguay, dijo que los barras se encontraban en la Fuerza de Operaciones de la Policía Especializada (FOPE), donde les tomarán declaración.

"Había varios elementos prohibidos adentro de los vehículos. La denuncia era que había armas de fuego, pero no las encontramos. Sí había armas blancas y otras evidencias", reveló Sosa, quien sostuvo que encontraron "marihuana, cocaína y alcohol", aunque no pudo precisar las cantidades.

Según contó Sosa, los barras "Xeneizes" fueron recibidos por hinchas de Sportivo Luqueño en las inmediaciones de su estadio, desde donde se trasladaron hacia el Defensores del Chaco para ver el encuentro correspondiente a los octavos de final de la Copa Libertadores.

Pero en el viaje hacia ese estadio habrían comenzado los inconvenientes, cuando los micros se cruzaron con hinchas de Cerro Porteño: "Se encontraron con gente de Cerro Porteño, que le habrá hecho algún gesto y ahí se bajaron".

Además, el funcionario paraguayo indicó que realizaron "despojos" en la vía pública, que "destruyeron vehículos" y realizaron "atropellos en una casa", y añadió que "una señora manifestó que había sufrido lesiones".

Luego, la comisario Elisa Ledesma, jefa de Relaciones Públicas de la Policía, informó que en primera instancia les tomarán declaración a los cuatro choferes y que "recién después sabremos si (los barras) siguen presos o no".

Además, Ledesma informó que la detención de los hinchas argentinos se produjo "una vez terminado el encuentro de fútbol".