Colón calmó sus nervios al ganarle a Olimpo por 3-1

Los goles colonistas los aportaron Víctor Figueroa, Tomás Sandoval y Gerónimo Poblete, mientras que Amoroso descontó para el equipo bahiense.
Sábado 30 de abril de 2016
Colón de Santa Fe logró una victoria que calma los nervios y alivia el ambiente con el 3-1 ante Olimpo en el Estadio Brigadier General Estanislao López.

Por la decimotercera fecha, los goles colonistas los aportaron Víctor Figueroa, a los 41 minutos de la primera parte, y Tomás Sandoval, a los 34 de la segunda, y Gerónimo Poblete, a los 49. El 1-2 temporal le había dado una mínima esperanza a los sureños ya cuando se desarrollaba el descuento. Tras dos semanas repletas de situaciones conflictivas a todo nivel, que comenzaron con la caída ante Sarmiento y se agudizaron con el revés en el clásico del último sábado, Colón recibió al entonado Olimpo y lo batió con la intención de empezar a salir de la crísis.

Con una buena respuesta del público en la fria noche de viernes en Santa Fe, el cotejo dirigido por Federico Beligoy tuvo un comienzo intenso en el que Colón asumió rápidamente la responsabilidad y el protagonismo, empujando al bahiense contra el área de Nereo Champagne a puro centro y acciones originadas con pelota parada.

Siendo claramente más que su adversario, el Sabalero género su primera chance clara en el minuto 10, con una acción individual de Figueroa y un violento remate de Nicolás Silva que se fue apenas por encima del travesaño.

A los 17, nuevamente fue de un Colón que iba con furia a buscar la ventaja, esa vez con una habilitación del propio Silva para un Mauricio Sperdutti que tardó en definir y permitio que un defensor llegará a bloquear.

De ese tiro de esquina llegó el cabezazo solitario de un Germán Conti que provocó una salvada providencial del arquero Champagne en una escena muy clara de ese primer capítulo.

A los 20 nuevamente estuvo al borde del gol la formación de Ricardo Johansen, en esa ocasión con un potente remate lejano de Luis Castillo que el portero visitante despejó
con seguridad. El local era amo y señor del partido ante un Olimpo que aguantaba como podía y sólo se dedicaba a despejarla de su área.

Recién en 32, la visita llego a fondo para inquietar con una escalada de Jacobo Mansilla por izquierda y un disparo que obligó a Jorge Broun a estirarse para desviar el peligro en un episodio que no daba respiro.

La tenaz insistencia rojinegra recién encontró su premio a los 41, cuando pudo traducir su enésima oportunidad en el primer gol del partido.

Una excelente maniobra ente Nicolás Leguizamon y Sperdutti derivó en el centro preciso a la cabeza de un Figueroa que apareció en el momento justo y en el lugar indicado para concretar la ventaja que su equipo merecía largamente.

Desde el comienzo mismo, la segunda mitad mostró una imagen muy diferente, con el local disminuyendo el ritmo de ataque y la presión alta y un Olimpo que obligado se adelantó algunos metros en el terreno.

Pasado el cuarto de hora de la etapa final, Colón lucía sereno y concentrado, tratando de manejar los hilos del partido para no sufrir de más.
Cuando el reloj marcaba 34, y parecía que el partido se encaminaba a un final cerrado y sufrido, apareció el pibe Sandoval para tener su debut soñado y comenzar a sentenciar la historia.

Poblete recupero, Silva asistió y el delantero de 17 años definió con jerarquía para dejar sin chances a Champagne y determinar el 2-0.

Si bien el gol de Sandoval término por definir la historia, en el epílogo hubo más emociones e incidencias. a los 44, Néstor Moiraghi dejó a Olimpo con uno menos luego de que Beligoy le mostrara la roja directa por agredir sin pelota a Franco Mazurek.

A los 47, el bahiense consiguió el descuento porque Amoroso empujó el balón al fondo de la red tras un par de cabezazos en el área de Broun. En la última y con la visita jugada para empatarlo, Colón puso cifras definitivas a través de un Poblete que estampó el 3-1 y desató el festejo de toda la parcialidad.