VIDEO: así detuvieron al hacker de la UADE

Las imágenes del arresto del joven de 21 años que hackeó el sistema informático de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE). El trabajo de la policía Metropolitana y el Área de Cibercrimen.
Lunes 2 de mayo de 2016

Personal de la policía Metropolitana detectó a un hacker luego de haber perpetrado un ataque cibernético al sistema informático de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE).

Las tareas fueron realizadas por el Área Cibercrimen de la fuerza porteña y es la primera investigación, exitosa, por un delito informático de ésta índole en la Argentina.

Luego de recibir un oficio proveniente de la Fiscalía Especializada en Ciber Delitos de la Ciudad de Buenos Aires, a cargo de Daniela Dupuy, se ordenó a la Policía Metropolitana iniciar tareas investigativas en los servidores de esa casa de estudios.

Como resultado de esas diligencias se constató que una persona había ingresado en los sistemas altamente protegidos logrando así tener acceso a las bases de datos de los alumnos, profesores y usuarios administradores de la red. Así mismo detectaron que varias veces el hacker había cambiado las notas de exámenes y trabajos.

Paso seguido obtuvieron los registros de conexiones donde figuraban las IP desde donde habían atacado los sistemas de la UADE y a su vez esos registros llevaron hasta la empresa de telefonía celular Claro, en la que también se detectó que habían sido atacados por este hacker.

Dicha compañía recibía gran volumen de datos sobre sus servidores desde varios puntos, ataque conocido como "Denegación de Servicio Distribuida", con el objetivo de que el autor no sea identificado en la red y así encubrir con el ataque a la universidad.

Debido al nivel técnico con el que contaba el hacker, se implementaron nuevas técnicas de investigación para poder llegar a él y descubrieron que había introducido un "malware", también llamado código malicioso, en la página de la UADE.

Este software malintencionado le dio acceso a la red, una vez allí dentro habilitó las tarjetas de acceso a los molinetes del edificio y con esas mismas tarjetas ingresó a clases, en donde conectaba su notebook para completar la última parte del ataque.

Habiendo investigado todo el circuito, se logró vincular al joven, quién fue que ingresó al campus virtual con una IP que había sido utilizada instantes antes.

Asimismo, se determinó que era alumno de la universidad y que sus notas registradas por sistema no se correspondían con las asentadas en papel.

Luego de recabar toda esa información se realizaron trabajos de campo, como seguimientos, escaneos de redes y búsqueda del perfil en las redes sociales, hasta dar con el paradero del autor de los ataques.