Separaron a bebas siamesas en el Hospital Posadas

Luciana y Bianca Fernández nacieron unidas hace un año y tres meses. Quedaron internadas en terapia intensiva y las primeras horas serán críticas.
Martes 3 de mayo de 2016
Luciana y Bianca Fernández nacieron unidas hace un año y tres meses. Compartían el intestino grueso, parte de las vías urinarias y un hueso de la pelvis hasta esta mañana, cuando un equipo de especialistas concretó una compleja intervención para separarlas en el Hospital Posadas. La operación a las siamesas arrancó ayer a las 8.30 y terminó más de 12 horas después. Ahora aguardan que las bebas despierten de la anestesia. Los médicos a cargo del procedimiento van a comunicar recién mañana la situación de salud de las pequeñas.

A través del grupo de Facebook que lleva el nombre de las hermanitas y que fue creado por su mamá Paula Cecilia López para contar su lucha, la mujer fue compartiendo en vivo lo que ocurría con sus hijas durante la operación. Por la mañana, plasmó sus sensaciones luego de despedir a las bebas y tras el comienzo de la intervención. “Ya entraron al quirófano mis amores, verlas así me partió el alma pero acá vamos a estar, esperándolas. Sé que Dios está cuidando de ustedes, las amamos mucho hasta el infinito y más allá”, escribió.

La siguiente información llegó pasadas las 17.30 cuando confirmó que Luciana y Bianca no estaban más juntas. “Nos avisaron que ya las separaron, por suerte y gracias a Dios. Estamos felices por esa gran noticia pero todavía falta acomodar órganos. A seguir esperando pero un poco más tranquilos, gracias a todos los que están siguiendo minuto a minuto todo lo que pasa con mis princesas por sus lindos comentarios y por las cadenas de oraciones que nos hacen muy bien”, expresó Paula que día a día comparte fotos de sus hijas y todo lo bueno y lo malo que les va pasando con las más de 10 mil personas que forman parte del grupo en esta red social.

Por la misma vía, esta mamá, que vive en una casa humilde de San José, en Moreno, también pide donaciones. Necesita desde insumos médicos hasta elementos básicos para acondicionar su vivienda, que debe estar esterilizada y bien climatizada para evitar que las pequeñas sufran cualquier tipo de infección.

La difícil operación, de la que participaron 40 médicos, iba a hacerse en octubre pasado. Sin embargo, decidieron postergarla en varias ocasiones para reducir riesgos. Durante el fin de semana, se realizó una colecta de sangre y unas 100 personas se acercaron a donar para ayudar a estas nenas.