Con un pésimo arbitraje, Huracán quedó eliminado

El “Globo” perdió por 4 a 2 ante Atlético Nacional. El encuentro terminó con algunos incidentes menores.
Miércoles 4 de mayo de 2016
Con un arbitraje localista que lo perjudicó, Huracán cayó de pie 4 a 2 en su visita a Atlético Nacional en el estadio Atanasio Girardot de Medellín y se quedó afuera de la Copa Libertadores en los octavos de final.

En el primer tiempo, el local se adelantó en el marcador con un tanto de Víctor Ibarbo, de penal y a los 23 minutos, pero dos minutos más tarde Cristian Espinoza decretó la igualdad.

En el complemento, Alejandro Guerra, a los 12 y los 22 minutos, amplió la diferencia, mientras que Ramón Ábila descontó a los 29.

El ingresado Jonathan Copete puso cifras definitivas en el segundo minuto adicionado luego de un contragolpe muy bien comandado por Orlando Berrío.

Cuando el partido estaba igualado 1 a 1 e iban 6 minutos del segundo tiempo, el venezolano José Argote expulsó a Federico Mancinelli por un codazo que no le dio a Marlos Moreno y desnaturalizó el juego.

Con el encuentro ya terminado, varios futbolistas de Huracán le recriminaron de manera vehemente al referí por su actuación y un auxiliar de Huracán le tiró una patada a un futbolista de Atlético Nacional.

Cuando los jugadores del "Globo" se dirigían hacia el vestuario, empleados del estadio los cargaron y varios de ellos quisieron ir a buscarlos para desquitarse, pero la policía apareció y terminó evitando un incidente aún mayor.

Durante el primer tiempo, Huracán mostró una vez más que sabe jugar en condición de visitante, tal como ocurrió en la fase de grupos y en la pasada Copa Sudamericana.

Ante un rival con poder ofensivo, el "Globo" se defendió y esperó que lo vengan a buscar, pero con la premisa de no hacerlo cerca de su propia área.

Así las cosas, Nacional tuvo la pelota, pero producto de la presión de su adversario, no pudo hacerla circular con facilidad y careció de juego asociado.

De hecho, tuvo que recurrir al tiro externo para lastimar: primero con un tiro libre que Bocanegra estrelló en el travesaño y luego con un remate de Sebastián Pérez, bien tapado por Díaz.

Cuando poco pasaba en el juego, un infantil puntapié de Mauro Bogado a Guerra en el área derivó en el penal que Ibarbo cambió por gol.

Lejos de acusar el golpe, Huracán mostró temple y enseguida igualó luego de un pase filtrado de cachetada de Bogado (se redimió del infantil penal) que Espinoza definió al gol.

A partir de ahí, el local no se acercó al área de la visita y su juego quedó reducido a algún desequilibrio individual.

Sobre la hora, Ibargüen hizo una muy buena jugada personal, se sacó de encima a San Román y Nervo y cedió un centro atrás que Guerra elevó por encima del travesaño.

En el complemento, el entrenador Reinaldo Rueda hizo entrar a Orlando Berrío por Ibarbo para conseguir mayor desborde por el sector derecho del ataque.

De hecho, en los primeros minutos el recién ingresado -tal como ocurrió en el encuentro de ida- encontró espacios y le ganó el duelo a Luciano Balbi.

Sin embargo, el árbitro se encargó de romper un partido que era vibrante con la expulsión de Mancinelli.

Es cierto que el defensor hizo un movimiento como si diera un codazo, pero apenas rozó con su otro brazo a Marlos Moreno, que se tiró y generó que Argote muestre la tarjeta roja.

Enseguida, Franco Armani le tapó un mano a mano a "Wanchope" Ábila en lo que hubiera significado una inyección anímica.

Lógicamente, Eduardo Domínguez rearmó la defensa y colocó a Mario Risso en la zaga y dejó el campo de juego.

No obstante, un hombre de más ante un rival que tiene tanta velocidad y peso ofensivo es difícil de sostener.

Así las cosas, Guerra construyó una pared con Berrío y el venezolano definió ante la salida de Marcos Díaz.

Lejos de contentarse, Nacional fue por el golpe de nocaut y Marlos Moreno hizo una muy buena jugada personal, no llegó a definir y Guerra aprovechó el rebote para marcar nuevamente.

Cuando parecía muerto, en una jugada aislada, Ábila descontó con un golazo de tijera tras un centro de Espinoza.

Huracán se volvió a meter en el encuentro, pero en su afán por conseguir el milagro dejaba muchos espacios atrás, aunque Nacional no estuvo preciso en los contragolpes, salvo en el último que terminó definiendo Copete.