Pola, vecina de Lázaro: "Nos estaban estafando"

La mujer que se animó a denunciar al empresario detenido por La Ruta del Dinero K, estuvo en La Nota del Día. "Era bueno hasta que entró en la trama de corrupción ambición", confesó.
Miércoles 4 de mayo de 2016

“Me expropiaron muchos campos”, comenzó diciendo Pola -Polonia Grzegorczyk- dueña de la estancia La Martina, vecina a tres campos del empresario Lázaro Báez, quien se encuentra detenido por la causa denominada “La ruta del dinero K”.

“Somos un grupo de 60 superficiarios a los que nos expropiaron tierras, a mí en demasía porque no lo necesitan. Me expropiaron 2.000 hectáreas. Nos quitaron el derecho a ser ribereños. Nuestra hacienda, que por 100 años tomó agua en el río Santa Cruz dejó de beber allí”, contó en el programa “La Nota del Día” que conducen Andrés Klipphan y Verónica Ressia por Canal 26.

Se trata de la misma mujer que días atrás había denunciado las presiones que sufrió en los últimos años con su polémico vecino, a quien se negó a venderle el campo en varias ocasiones. El campo de Grzegorczyk quedó en el medio entre varias propiedades de Báez. La única porción de tierras que Báez nunca pudo comprar fue La Martina, de la mujer de casi setenta años.

“Pola” a gregó que durante una reunión con otros danmificados, “nos dijeron que no nos preocupáramos que era Ley que la hacienda podía tomar agua en el río. En esa acción nos demostraron que no les importan las leyes. Yo hace muchos años que padezco este acoso de mi vecino. En su gente, en sus lacayos. Los que me acosaban, que me molestaban, son sus empleados. Él no se mostraba. Él era invisible

“Lázaro Báez era bueno hasta que entró en la trama de corrupción. Entró por ambición y por acercarse al poder tan grande que subyuga”, concluyó.

En la entrevista con Canal 26, dialogó con Margarita Stolbizer y dio detalles del hecho. “Nos estaban estafando, querían quedarse con las tierras, con esos 200 metros que nos sacan a los superficiaron del río Santa Cruz eran para benefiar a alguien, eran para que Lázaro Báez utilizara de esos lugares el árido que se utilizarían para las represas”, confesó.