Procesan 400 cajas con papeles que complican a Cristina

Es donde se guarda todo el material secuestrado en las oficinas de Máximo Kirchner de Santa Cruz. Los 30 allanamientos fueron realizados por el juez Bonadío en julio de 2015.
Domingo 8 de mayo de 2016
Una 400 cajas con documentación secuestrada en las oficinas e inmuebles de Máximo Kirchner en Santa Cruz permanecen bajo llave y comenzaron a ser certificadas. Cada papel es escaneado y registrado con un número de foja para garantizar que nada se pierda.

El registro de cada factura, escritura y poder incautado está siendo realizado por el juez federal Julián Ercolini, quien desde hace dos semanas está a cargo de la causa Hotesur tras el apartamiento de Rafecas. En la causa, la expresidenta, sus hijos y Lázaro Báez son investigados por supuesto lavado de dinero.

Allí está probado que entre diciembre de 2013 y principio de 2014, ocho empresas de Báez alquilaron cientos de habitaciones por mes en los hoteles de los Kirchner, supuestamente sin utilizar esas reservas, y les transfirieron por esas habitaciones más de 15 millones de pesos.

Se investiga si ese dinero, que retornó a las arcas de la expresidenta, forma parte de una maniobra de lavado o si es el pago de un soborno por la obra pública con la que el kirchnerismo benefició a Báez durante sus gobiernos.

El 28 de abril, la Cámara Federal porteña ordenó que Ercolini quede a cargo de la causa sobre la empresa Hotesur. La decisión fue tomada por la Sala I, al coincidir con el criterio del juez Daniel Rafecas, quien se declaró incompetente. El magistrado se desprendió de la parte sustancial de investigación y le cedió el caso a su colega. Ercolini ya instruye una causa impulsada por Elisa Carrió contra la exmandataria por supuesta asociación ilícita.