Traerán más de 40 barcos con gas para enfrentar la crisis

Los cargamentos buscan garantizar el abastecimiento del sistema durante los picos de demanda del invierno. Desde Enarsa argumentan que es más barato que el gasoil.
Lunes 9 de mayo de 2016
La nueva estrategia del Gobierno nacional en materia energética apunta a comprar todo el gas que sea posible fuera del país para intentar morigerar los posibles efectos de la crisis sobre los hogares, consumidores de gas natural comprimido (GNC) y empresas en el invierno.

En ese sentido, Enarsa espera recibir más de 40 barcos de gas natural licuado entre junio y septiembre próximos en las terminales portuarias de Escobar y de Bahía Blanca, para atender las urgencias del invierno.

El gas licuado es comprado a países como Nigeria o Trinidad y Tobago, llega a las costas argentinas, pasa por una terminal de regasificación y se inyecta al sistema de gasoductos en su estado original.

Enarsa ya definió la compra de 25 cargamentos, una operación que hace YPF por cuenta y orden de la compañía. Algunos de los principales proveedores son la brasileña Petrobras, la rusa Gazprom y la británica BP. La empresa espera sumar al menos otros 11 barcos. Todos llegarán a las costas argentinas entre el 3 de junio y el 31 de agosto. Luego continuarán las compras, y se espera que superen holgadamente los 40 barcos.

Hoy, el país paga US$ 6,80 el millón de BTU (unidad de medida internacional) por el gas que llega a Escobar y US$ 5,70 por el que ingresa en Bahía Blanca (sus instalaciones tienen capacidad para recibir buques más grandes). A diferencia de lo que ocurrió en años anteriores, el Gobierno considera que es un momento oportuno para aumentar las importaciones debido a que, por la caída del precio internacional de los hidrocarburos, el valor del gas en el mundo es más bajo. En algunos casos, incluso está por debajo de lo que cuesta el insumo de producción local.