Dilma dice adiós, Temer ya está preparado

Dilma Rousseff siguió esta noche en su residencia oficial toda la sesión del Senado en la votación con amplia mayoría a favor de su salida del poder. Mientras, el futuro presidente prepara gabinete.
Miércoles 11 de mayo de 2016

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff continuaba recluída en la noche de este miércoles en su residencia oficial asisitiendo a la sesión del Senado que votó por amplia mayoría su salida del poder, mientras Michel Temer ultima la formación del gabinete.


Rousseff y sus colaboradores más próximos se reunieron en el Palacio de Alvorada donde se acordó que mañana a las 11 horas (14 GMT) ofrecerá una conferencia de prensa en el Planalto, antes de dejarlo por última vez.


En tanto el vocero de Temer, el senador Romero Jucá, anunció que el nuevo presidente presentará a su gabinete a las 15 horas (18 GMT) y posiblemente pronunciará un discurso a la nación.


"Pacificar", "unidad nacional", "reconciliación" son algunas de las palabras que habrían sido escogidas para el discurso que pronunciará el nuevo mandatario.


En esas expresiones se condensan algunas de las prioridades de un dirigente que goza de baja popularidad, cercana al 2%, en una opinión pública descreída del sistema político en general.


Su mensaje se dirigirá a "todos" los brasileños y buscará cerrar las heridas de estos meses de alta conflictividad política y social en el país.


Brasil enfrenta una crisis iniciada a comienzo de 2015 cuando cientos de miles de manifestantes se lanzaron a las calles a exigir la salida de Dilma Rousseff.


Pero a fines del año pasado otras multitudes marcharon en defensa de la presidenta, lo que sirvió de caldo de cultivo de una polarización social con pocos antecedentes en el país.


Constitucionalista y político de reconocida experiencia Temer llega al Planalto con la premisa de aquietar las aguas y recomponer la convivencia pacífica de una sociedad embrabecida.


Por su estilo afable y componedor Temer está en condiciones de ofrecer una propuesta de "reconciliación nacional", término que empleo en una reciente entrevista con la cadena CNN.


A diferencia de Dilma Rousseff mantiene buenas relaciones con la mayoría de los casi treinta partidos políticos del Congreso, hecho que le permitirá garantizar la aprobación de algunos proyectos.


En su contra juega su falta de carisma, la oposición radical que le harán el PT y los sindicatos, además de la demanda de elecciones generales que es defendida por el 62% de la opinión pública.


Muchos brasileños consideran que Temer no apoyará a las investigaciones de corrupción en Petrobras, pues varios de sus futuros ministros están sospechados de complicidad en esa trama.


Para evitar críticas los asesores del inminente mandatario le recomendaron dedicar un párrafo de su discurso a su compromiso con esa causa judicial sobre el así llamado "Petrolao".