Boca echó a Daniel Osvaldo tras pedido de Barros Schelotto

Los entrenadores tomaron la decisión y en las próximas horas, la dirigencia se juntará con el representante del centrodelantero para resolver su salida. ¿Cuál fue el detonante?
Viernes 13 de mayo de 2016
Las declaraciones de Daniel Osvaldo luego del partido (dijo con un dejo de ironía que se sintió bien los cinco minutos que jugó) no cayeron nada bien en el seno del cuerpo técnico xeneize. Sienten que fue la gota que rebalsó el vaso de la paciencia, paciencia que prácticamente se había consumido minutos antes en el vestuario.

¿Qué pasó? Apenas terminó el partido, Osvaldo dejó la cancha sin saludar a sus compañeros y a la gente que fue acompañar al equipo. Cuando todos volvieron al vestuario, encontraron al delantero fumando, situación que fue interpretada como una falta de respeto y que derivó en una fuerte discusión con Guillermo. Luego, el Mellizo se reunió con los referentes del plantel, Carlos Tevez, Agustín Orion y Cata Díaz, para comunicarles que se tomó una decisión de peso, que sería comunicada este mismo viernes, cuando el equipo se entrene con vistas al partido del domingo, frente a Estudiantes.

¿Daniel Osvaldo puede ser marginado del plantel? Es una posibilidad, en un contexto en el que el cuerpo técnico considera que lo que ocurrió dentro del vestuario es inaceptable.

Mientras entraba en calor junto a sus compañeros del banco de suplentes, le gritó el gol de Fabra a los plateístas de Nacional, acción por la cual el profesor Javier Valdecantos debió pedir disculpas.

Luego, ante una falta en favor del equipo Bolso, le pegó dos puñetazos al banderín del córner. Y ante el llamado de atención del cuarto árbitro, le recriminó que le habían arrojado un proyectil. Tras ese intercambio, Osvaldo se puso a elongar cerca del banco y recién volvió al sector donde estaban sus compañeros cuando se lo pidió Gustavo Barros Schelotto.

Poco después, cuando a los 39 minutos de la segunda etapa, los mellizos dispusieron su ingreso en lugar de Cristian Pavón, Osvaldo se sacó la campera y el pantalón largo, y escuchó las indicaciones de los entrenadores con un gorrito de lana en su cabeza. Fue lo último que se quitó antes de entrar a la cancha.

Apenas unos minutos después, cuando finalizó el encuentro, en lugar de retirarse junto a sus compañeros, el delantero salió corriendo rumbo al vestuario. Hoy, la decisión se confirmó y Osvaldo no jugará más en Boca.

El resto, es historia conocida: la declaración irónica ante las cámaras y una situación en el vestuario que provocó una discusión con Guillermo y una posterior decisión del DT, que será anunciada hoy.