Dólar futuro: "Cristina es la responsable evidente"

La prueba central del juez Bonadio es que era "impensable" tal venta por parte de los funcionarios del Central sin orden presidencial. Consideró a la expresidenta como "auto inmediata" de esa maniobra.
Sábado 14 de mayo de 2016
Sin la "aprobación expresa" de Cristina Kirchner, era "impensable" que sus funcionarios hubieran ejecutado tamaña operación.

Ese fue el argumento central que esgrimió el juez federal Claudio Bonadio para explicar el procesamiento que firmó ayer contra la ex presidenta de la Nación, a quien consideró "autora mediata" de una venta de dólar futuro que perjudicó al Estado.

El fallo no da cuenta de pruebas materiales de que esas órdenes hayan existido, pero las da por acreditadas, a pesar de que el Banco Central es autónomo y, según la ley, sus autoridades no pueden recibir órdenes de nadie. "Resultó evidente que la entonces presidente -dijo Bonadio- impartió instrucciones, que sin duda fueron elaboradas conjuntamente, a su ministro de Economía [Axel Kicillof] para que esta operación financiera se lleve a cabo". De acuerdo con la resolución de ayer, Kicilloff, a su vez, bajó esas "directivas" a los funcionarios del Banco Central de la República Argentina (BCRA) y a los directores de la Comisión Nacional de Valores (CNV) "todos los cuales -afirmó Bonadio- eran totalmente intercambiables en caso de disidencia con la orden".

El "carácter fungible" de estos funcionarios "se verificó", dijo, con las sucesivas remociones de Martín Redrado y Juan Carlos Fábrega de la presidencia del BCRA.

Según el juez, a Redrado lo echaron porque se negó a aceptar "una disposición de la entonces presidente para tener injerencia sobre las reservas" y a Fábrega, porque discrepó con "el encare de la deuda soberana". Finalmente, el Poder Ejecutivo "se aseguró el acatamiento" de sus órdenes nombrando a Alejandro Vanoli, sostuvo Bonadio.