Fariña vinculó a Báez con la firma Helvetic Services Group

El “valijero” arrepentido aseguró que la empresa funcionó como una "sociedad vehículo" para "ocultar a los verdaderos titulares de los activos". El empresario K lo había negado ante el juez.
Domingo 15 de mayo de 2016
Leonardo Fariña, el ex asesor financiero imputado en la causa por lavado de dinero que involucra al empresario kirchnerista Lázaro Báez, aseguró que la empresa Helvetic funcionó como una "sociedad vehículo" para "ocultar los verdaderos titulares de los activos que contienen; en este caso, Lázaro Báez".

En los últimos días, Báez debió responder ante el juez federal Sebastián Casanello por su vínculo con la firma suiza de inversión que le pagó al empresario kirchnerista unos 33 millones de dólares que se entregaron en nueve cheques depositados en el Banco Nación por casi 209 millones de pesos.

Báez rechazó ser el dueño de la compañía pero admitió que su empresa Austral Construcciones SA recibió casi 209 millones de pesos de Helvetic Services Group, en calidad de préstamo para participar en la construcción de las represas de Santa Cruz.

En una entrevista que publicó hoy el diario Clarín, Fariña revinculó a Báez con la titularidad de la firma suiza al señalar: "Helvetic es una sociedad vehículo que toma notoriedad a raíz de mi salida del grupo. Esta sociedad es la cáscara que compraron y conformaron los señores Daniel Pérez Gadín y Jorge Chueco (contador y abogado de Báez, hoy también presos) para canalizar los activos líquidos que se habían fugado al exterior y para hacerle fronting a la compra de SGI".

"Como toda sociedad vehículo tiene función de cáscara para ocultar los verdaderos titulares de los activos que contienen; en este caso, Lázaro Báez", recalcó.

En este sentido, indicó que la firma "no debe tener giro comercial. Este es el primer indicio de que se trata de una sociedad vehículo".

Y, estimó que "seguramente recibió fondos de las cuentas y sociedades que pertenecían a Báez, como Teegan Inc. (firma creada en Panamá), un holding español y cuentas suizas a título personal". En este sentido, advirtió que "cuando llegue la respuesta a los exhortos enviados a Suiza se va a poder corroborar que la cuenta de Helvetic fue capitalizada en parte desde el exterior, con distintos fondos que tenía Báez".

"Hay que reconstruir esos giros que tienen destino en Helvetic. Y hay que exhortar por Helvetic para corroborar el giro de los 725.000 dólares para la compra de SGI hacia la cuenta de la sociedad Dunamis de Federico Elaskar, para corroborar además la compra de La Rosadita", agregó.

Fariña puso en duda el "respaldo documental" sobre el supuesto préstamo por parte de Helvetic para que Báez se presentarsa a la licitación de las represas en Santa Cruz. "Esa transferencia carece de sentido: se hizo en 2012, y el proceso licitatorio para las represas se inició en el segundo semestre de 2013. Un año antes ni siquiera estaba abierta la oferta de pliego para esa obra. Además, ¿a qué se imputan esos 208 millones de pesos? Me parece imperativo chequearlo en los estados contables de Austral", sostuvo.

"Otra cosa: en 2013, Austral ofertó en la licitación casi veinte mil quinientos millones de pesos. ¿Para qué necesitaría -más aún estando asociada a otras firmas- 208 millones de pesos, que representa menos del 1% del costo total de su oferta? ¿Qué ventaja competitiva aporta ese préstamo para la oferta pública? La respuesta es simple: ninguna. Esto es una clara operación de reciclado de fondos para capitalizar la empresa que nada tiene que ver con las represas", completó.