La ley antidespidos: se alcanzó el quórum en Diputados

Se especula que el oficialismo podría facilitar la aprobación de la iniciativa sin modificaciones para vetarla y así evitar el avance de la propuesta del líder del Frente Renovador, Sergio Massa.
Miércoles 18 de mayo de 2016
La Cámara de Diputados definirá hoy la suerte del proyecto de ley antidespidos, convertido en una batalla política de resolución incierta, aunque el oficialismo podría abstenerse para facilitar la aprobación de la iniciativa sin modificaciones y evitar el avance de la propuesta del líder del Frente Renovador, Sergio Massa.

La sesión esta convocada para las 12 y el polémico proyecto será parte de un debate ordinario más amplio que comenzará con la iniciativa de Acceso a la Información Pública y la devolución del IVA a productos de la canasta básica para beneficiarios de las asignaciones universales y la jubilación mínima, por lo que está previsto que se extienda durante toda la madrugada.

Así se acordó en la reunión de Labor Parlamentaria, en la que el oficialismo habría garantizado aportar los dos tercios necesarios para habilitar el tratamiento del proyecto, con la condición de que sea el último del temario a tratarse en el recinto.

La previa al debate estuvo marcada por intensas negociaciones a contrarreloj entre todas las fuerzas políticas y esta noche crecía la versión de que el interbloque Cambiemos podría abstenerse para facilitar la aprobación del proyecto sin cambios, impulsado por el Frente para la Victoria.

De esta forma, se sancionaría el texto que fue aprobado ya en el Senado y que fija la doble indemnización por despidos sin causa por seis meses, lo que luego sería vetado por el presidente Mauricio Macri: para el oficialismo el costo político sería menor que el del veto a una futura iniciativa de Massa, que contempla además beneficios a las pymes y promoción del empleo.

El jefe del bloque del Frente para la Victoria, Héctor Recalde, mantuvo una reunión con Massa, aunque fracasó en su intento de lograr un acuerdo político para lograr su apoyo a la iniciativa que llegó del Senado: el tigrense ratificó su decisión de mantener su dictamen, que de aprobarse debería devolver el texto a la Cámara alta.

"Massa insiste con tratar todo junto, es decir, su proyecto. No estamos de acuerdo con unificar todo. Pero mañana hay una ley antidespido", aseguró Recalde tras el encuentro, del cual Massa se retiró sin hacer declaraciones a la prensa.

Poco antes Recalde también había sido recibido por su par en el Senado, Miguel Ángel Pichetto, quien le advirtió que no podía garantizar los votos de "los dos tercios de los senadores" si la iniciativa finalmente regresa a la Cámara alta con modificaciones. Pichetto señaló a la prensa que el bloque PJ-FPV va a "esperar la definición de la Cámara de Diputados" y que él no puede "hablar por los 48 senadores que votaron la ley en el Senado" respecto de qué harían si el proyecto vuelve al recinto.

"Si la votaron 49 senadores (sobre 72) y la ley llega modificada de Diputados, según mi deducción, ellos ratificarían la ley aprobada. Es decir que van a insistir con el proyecto original, que es lo que el movimiento obrero pide y es el dictamen de mayoría nuestro", afirmó por su parte Recalde tras el encuentro.

El diputado insistió además en que "la posición" del bloque kirchnerista de Diputados es "votar la ley que aprobó el Senado" sin modificaciones, aunque admitió que si esta no reuniera los votos suficientes, "un plan B" es apoyar la propuesta antidespidos del interbloque Unidos por una Nueva Argentina (UNA), que lidera Massa.

"Hay varios proyectos, ese sería un plan B. Nosotros lo que tenemos muy en mente es ratificar lo que decidió el Senado, tal como lo aprobó. Después veremos. No queremos plantearnos un plan B de inmediato, estamos hablando con todos los bloques", afirmó el jefe del bloque kirchnerista.

Antes del encuentro con Pichetto, Recalde se reunió además con los diputados de extracción sindical Omar Plaini (canillitas), Héctor Daer (sanidad) y Oscar Romero (Samata), y con dirigentes de la CGT y los líderes de las dos CTA, Pablo Micheli y Hugo Yasky, quienes pidieron que la ley "se vote como esta" y que "salga ya".

"La expectativa es que mañana se vote la ley porque queremos que se termine esta situación. Todos los días hay despidos en distintos lugares. Ya supera los 150 mil los trabajadores despedidos en lo que va del año y la única forma de pararlo no es un acuerdo como el que hizo (el presidente Mauricio) Macri con un grupo de empresarios porque al otro día varios de los que firmaron ahí despidieron gente", afirmó Micheli.