Origen del universo: nuevos indicios del telescopio Alma

Ubicado en el desierto de Atacama, el telescopio más grande del mundo, arrojó información sobre el origen y muerte de las estrellas.
Viernes 20 de mayo de 2016
A más de 5000 metros de altura y apoyado por sus 66 antenas, Alma avanza sobre uno de los mayores enigmas de la humanidad: el origen del universo. Para acceder al lugar, se debe pasar por varios controles médicos que aprueben el estado físico del visitante. Se debe combatir contra la falta de oxígeno, temperaturas extremas, y la permanencia no puede superar las 24 horas.

Los científicos no dudan en exponerse a estas condiciones insalubres, con el objetivo de cumplir sus metas. El astrónomo chileno Pablo Cortés declaró: "Por primera vez, estamos explorando un rango de frecuencia que hasta ahora nunca antes se había logrado". Las fotos de la Vía Láctea o Alfa Centaurus son realmente únicas.

El fin principal de Alma es establecer como se crean los discos exoplanetarios: "Hace unos meses atrás se veía un disco protoplanetario donde se estaban formando planetas con anillitos", dice la astrónoma madrileña Itziar de Gregorio. También expuesta una vez a la semana a uno de los desiertos más secos del mundo, pero que cuenta con el cielo más limpio del planeta, para poder lograr fotos con una claridad hasta ahora no alcanzada.