Motochorros tienen nuevas víctimas: jóvenes estudiantes

Desde marzo, se registraron unos 300 robos. Los barrios de San Telmo, Belgrano y Núñez son las son zonas más críticas en la Ciudad, mientras que en el Conurbano hay varios puntos "calientes" como Quilmes, Lomas de Zamora, Ramos Mejía y San Justo.
Viernes 20 de mayo de 2016

Alrededor de 300 alumnos de escuelas de Capital Federal y Gran Buenos Aires fueron asaltados este año por delincuentes que actúan bajo la modalidad "motochorros" y muchos de ellos resultaron heridos durante estos episodios.

Los barrios de San Telmo, Belgrano y Núñez son las son zonas más críticas en la Ciudad, mientras que en el Conurbano hay varios puntos "calientes" como Quilmes, Lomas de Zamora, Ramos Mejía y San Justo.

Por tal motivo, las autoridades de los establecimientos educativos decidieron reforzar la seguridad en esas zonas para evitar nuevos ataques.

"Más o menos ese era el relato de los chicos a principios de marzo pero ahora los ladrones llegan en moto, armados y a veces son muy violentos con los chicos", dijo el abogado Javier Miglino, titular de la organización Defendamos Buenos Aires.

Según publicó Diario Popular, en el marco de un informe realizado por la organización Defendamos Buenos Aires, se denunció que "desde el mes de marzo resulta peligrosamente frecuente el robo, hurto y arrebato a chicos adolescentes que cursan el colegio secundario, pero hace unos 30 días comenzaron a robarles bandas de motochorros que en algunos casos los han encañonado con un arma para robarle el teléfono celular y sus escasas pertenencias", dijo Miglino.

De acuerdo al trabajo, los hechos delictivos contra estudiantes suceden "sobre todo en los barrios de Nuñez, Belgrano, Palermo, Liniers, Versailles, Almagro, San Telmo, Villa Devoto y Flores en la Ciudad de Buenos Aires y en el centro de Quilmes, Lomas de Zamora, Ramos Mejía y San Justo".

"Esto viene ocurriendo al punto tal de que apenas empezado el ciclo lectivo, entre Capital y Provincia de Buenos Aires, ya hay más de 300 denuncias de este tipo", señaló el letrado.

En ese marco, el titular de Defendamos Buenos Aires precisó: "El inicio de clases de este año está especialmente virulento para con los chicos que sufren todo tipo de delitos desde robos y hurtos, hasta lesiones, con el objetivo de robarles la mochila, el teléfono celular, la poca plata que llevan encima y las zapatillas".

"Los robos habían comenzado en San Telmo, Nuñez, Belgrano y Palermo donde hay al menos 100 establecimientos públicos y privados de nivel primario y secundario, los delincuentes que en algunos casos roban en bandas de entre dos y cuatro personas, portan armas de fuego y cuchillos y en algunos casos han llegado a lastimar seriamente a algunos estudiantes. Pero en los últimos 30 días surgieron robos en Liniers, Versailles y Villa Devoto, varios de ellos perpetrados por motochorros", dijo Miglino.

En relación a las diferentes modalidades de robo, el informe indicó que en la Ciudad de Buenos Aires los criminales buscan principalmente teléfonos móviles.

"Por ejemplo, en San Telmo cada año es más peligroso el corredor de varios colegios secundarios cercanos a la Plaza Dorrego; en Nuñez, el cuadrado de Avenida Cabildo, Congreso, O'Higgins e Iberá es prácticamente una zona liberada para estos ladrones. Y en Belgrano hay muchos robos sobre la calle Roosevelt entre Libertador y Cabildo", dijo Miglino.

La situación en el Conurbano no es mucho mejor ya que, según el abogado "allí, lo más robado son las zapatillas, hay mucha violencia en Quilmes y Lomas de Zamora y robos con varios ladrones juntos bajo la modalidad 'piraña' en San Justo y Ramos Mejía".

El panorama es tan grave que en algunos colegios ya contrataron policías o empleados de seguridad.

"Varios colegios privados de elite en la Ciudad de Buenos Aires, Quilmes y Lomas de Zamora han contratado policías de adicional que junto a la seguridad privada del establecimiento brindan tranquilidad a los chicos y sus padres a la hora de llegar y de irse. Algunos incluso han instalado garitas, el problema es que la delincuencia cada vez es más numerosa y ataca a los estudiantes secundarios que se van caminando y que antes no eran atacados".