Lo apuñalaron por gritar la victoria de Boca en un bar

Un estudiante de ingeniería, de 26 años, recibió una puñalada en el corazón por festejar el triunfo de su equipo en la Copa Libertadores. Está en terapia intensiva del hospital Argerich. El agresor fue detenido.
Viernes 20 de mayo de 2016
Un estudiante de ingeniería industrial, permanecía internado hoy en grave estado luego de que anoche fuera apuñalado en el corazón a la salida de un bar del barrio porteño de San Telmo por gritar un gol y la victoria por penales de Boca Juniors, informaron fuentes policiales y judiciales.

La víctima fue identificada como Eduardo Cicchino (26), quien debió ser operado anoche de la herida sufrida en el ventrículo izquierdo del corazón en el Hospital Argerich, donde hoy permanecía internado en terapia intensiva y con pronóstico reservado.

El hecho ocurrió en el bar "Seddon", ubicado en la esquina de Chile y Defensa, adonde fue Cicchino junto a un grupo de amigos, al salir de la Universidad Católica Argentina (UCA) donde estudian, para ver el partido por los cuartos de final de la Copa Libertadores en el que Boca eliminó a Nacional de Montevideo.

Fuentes policiales explicaron que el conflicto se inició cuando desde la mesa donde estaban Cicchino y sus amigos gritaron el gol del empate 1 a 1 y, sucesivamente, festejaban el desenlace a favor que se iba dando con la ejecución de los penales.

Un hombre que estaba sentado junto a otra mesa ubicada en el fondo del bar, se molestó por el festejo de los simpatizantes de Boca y comenzó a insultarlos, aunque el incidente no pasó de un intercambio de palabras.

Una vez finalizado el partido donde el equipo xeneixe eliminó a los uruguayos, Cicchino y sus dos amigos salieron a la calle con la intención de terminar la disputa y retirarse, pero el irascible hombre siguió con las provocaciones insultando y empujando a los jóvenes.

Eduardo y sus amigos le pidieron que dejara de insultarlos pero, en ese momento, el agresor sacó un cuchillo y le aplicó una puñalada en el tórax a Cicchino, quien cayó herido en la vereda.

Los amigos del universitario y los mozos de la zona ayudaron a retener al hombre, quien minutos después fue detenido por personal de la comisaría 2da. de la Policía Federal, que llegó de inmediato a la zona, ante un llamado al 911.

El agresor fue identificado como Gustavo Olivera, (52), residente en un departamento de un edificio de monoblock ubicado en la calle Debenedetti al 1800 de Dock Sud y en cuyo poder se secuestró el arma utilizada en la agresión, una navaja metálica negra, con una hoja de 9 centímetros y una empuñadura con la inscripción MING XUAN.

De acuerdo al informe, una ambulancia del Sistema de Atención Médica de Emergencia (SAME) trasladó a Cicchino al Hospital Argerich, donde constataron la gravedad de la herida y el equipo médico decidió operarlo rápidamente.

El caso quedó en manos del Juzgado de Instrucción 9, subrogado por el juez Manuel de Campos, y de la fiscal Marcela Sánchez, quienes le imputaron a Olivera el delito de "tentativa de homicidio".

Olivera fue trasladado hoy a Tribunales porteños donde se negó a declarar al ser indagado y, según fuentes judiciales, la fiscal Sánchez se negó esta tarde a que el juez le otorgue la excarcelación solicitada por su defensa.

Luciano, uno de los tres hermano de la víctima, destacó que "ni siquiera hubo una discusión, porque ellos no se prendieron, trataron de escaparle al conflicto y esta persona pensó que la mejor manera de resolverlo era apuñalando" a su hermano.

"Desde el fondo del bar les gritaba 'a ustedes los voy a matar, a los que festejan los goles', pero ellos nunca respondieron y cuando terminó el partido se paran para retirarse y esta persona se les viene encima, los empieza a gritar y a empujar y cuando salen del bar pasa esta persona empujándolo, saca un cuchillo y le pega directamente a Eduardo en el tórax". agregó.

En declaraciones periodísticas, explicó que "en el momento en que le clavan el cuchillo, no se da cuenta de lo que le había pasado y le dice al tipo 'mirá lo que me hiciste', pensando que únicamente tenía la campera rota y un poco de sangre del corte, pero ahí cae desvanecido y empieza a vomitar".

Consideró que el ataque "fue una animalada de una persona peligrosa para todos y no tiene que salir del lugar donde lo metieron ahora. La prioridad es que Eduardo mejore, pero también es importante que la justicia actúe y que este tipo no salga nunca más".

Luciano comentó que la operación a la que fue sometido su hermano "fue muy larga, la gente del Argerich, el equipo, la verdad dieron todo de si y requirió utilizar todo el banco de sangre, por eso necesitamos reponerlo y estamos buscando dadores de cualquier grupo y factor, que lleguen al hospital entre las 8 y las 11 de la mañana, de lunes a viernes".

"El parte (médico) fue muy reservado, de mejoría, pero la situación es tan crítica que en cualquier momento puede pasar lo peor.

Por ahora viene mejorando, por ahora están esperando a ver como evoluciona de esa operación, pero es probable que le hagan una segunda, con el riesgo que implica esto, porque ha quedado muy debíl y están viendo cual es la mejor alternativa".

Luciano comentó que su hermano cursa ingeniería industrial en la Universidad Católica Argentina (UCA) y se dedica a la música: "Es bajista desde hace varios años".

"Estamos todos acá (en el Hospital Argerich) para hacerle el aguante, porque es un guerrero y la va a seguir luchando por su vida", afirmó el familiar de la víctima.