Hincha de Boca apuñalado: "Está vivo de casualidad"

Así lo aseguró el papá de Eduardo Cicchino (26), quien continúa internado en terapia intensiva tras ser apuñalado a la altura del corazón por festejar el triunfo de Boca ante Atlético Nacional en la Copa Libertadores.
Sábado 21 de mayo de 2016
El papá del joven estudiante de ingeniería industrial, que permanece internado en grave estado luego de que el jueves a anoche fuera apuñalado en el corazón a la salida de un bar del barrio porteño de San Telmo por gritar un gol y la victoria por penales de Boca Juniors, dijo que su hijo "está vivo de casualidad" y que "tuvo 5 paros cardiacos" desde que está internado.

Así lo manifestó Marcelo, padre de Eduardo Cicchino (26), quien está internado en terapia intensiva y con pronóstico reservado en el Hospital Argerich, tras ser apuñalado a la altura del corazón por festejar el triunfo de Boca Juniors ante Atlético Nacional en la serie de cuartos de final de Copa Libertadores.

"Mi hijo pasó por cinco paros cardiorrespiratorios desde que está acá internado. Está vivo de casualidad porque pasó por una operación muy dura y los procesos de paros. Hoy, Eduardo está estable, crítico como está pero yo entiendo que se puede recuperar", señaló el hombre desde la puerta del hospital a la prensa.

El hecho ocurrió en el bar "Seddon", ubicado en la esquina de Chile y Defensa, el jueves a la noche, donde Cicchino y un grupo de amigos, al salir de la Universidad Católica Argentina (UCA) donde estudian fueron a ver el partido en el que Boca eliminó a Nacional de Montevideo.

Fuentes policiales explicaron que el conflicto se inició cuando desde la mesa donde estaban Cicchino y sus amigos gritaron el gol del empate 1 a 1, donde los testimonios de los amigos era todos alegría.

Sobre el ataque, el hombre remarcó, "el agresor debe pagar por lo que hizo porque no lo hirió en un brazo, en una pierna, un miembro superior si no que lo hizo directo al corazón. Los amigos y toda la sociedad están con Eduardo, eso nos da mucha fuerza para estar bien parado acá. El detenido tiene que pagar por una tentativa de homicidio porque lo que quiso hacer es matar".

Según los investigadores, por los testimonios de los testigos el agresor se molestó por el festejo y comenzó a quejarse y a insultar a los hinchas de Boca, pero el incidente no pasó de un intercambio de palabras.

El problema se dio cuando ya terminado el partido en el que por penales el equipo xeneixe eliminó a los uruguayos, Cicchino y dos amigos salieron a la calle y el hombre siguió con las provocaciones contra los simpatizantes de Boca.

Los jóvenes le pidieron que dejara de insultarlos y en ese momento, el agresor sacó un cuchillo y le aplicó una puñalada en el tórax a Cicchino, quien cayó herido en la vereda.

Sobre la investigación judicial Marcelo acotó, "yo estoy muy de acuerdo con la determinación de la fiscal del caso sobre la caratula del caso, pero primero estamos esperando por la recuperación de mi hijo que va a llevar varias semanas. Yo creo que el Estado debe intervenir de manera profesional, seria y responsable con los casos como lo que pasó porque queremos que no pase más".

Tras el ataque al joven, los amigos del universitario y los mozos de la zona ayudaron a retener al hombre, luego identificado como Gustavo Olivera de unos 50 años, aproximadamente.

Olivera fue detenido por personal de la comisaría 2da. de la Policía Federal, que llegó de inmediato a la zona ante un llamado al 911, donde se encuentra alojado a disposición de la fiscal Marcela Sánchez.