Precio se multiplicó 5,9 veces en abril, de campo a góndola

Creció la diferencia entre precios en góndola de productos agrarios y lo que recibe el productor en campo. El informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.
Domingo 22 de mayo de 2016
La diferencia entre el precio que pagó el consumidor en góndola por mercadería agropecuaria en abril "se multiplicó 5,9 veces" respecto lo que recibió el productor en el campo, reveló hoy un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Según el Indice de Precios en Origen y Destino (IPOD) de CAME sobre una canasta de 20 alimentos agropecuarios, la manzana roja y la pera fueron los productos que mostraron mayor disparidad en su valor.

La entidad señaló que el IPOD "volvió a empeorar en abril, al registrar un aumento mensual de 5,4 por ciento" respecto a marzo.

En cambio, indicó que en la canasta ganadera relevada (huevo, carne de pollo, carne de ternera y leche), el IPOD "mejoró 2,7 por ciento, y la brecha se redujo a 3,7 veces".

El informe puntualizó que de los 20 alimentos agrícolas que integran la canasta del IPOD, en 10 aumentó el precio de origen, en 14 se incrementó el valor destino y en 8 mejoró la brecha entre ambos valores.

Según el relevamiento, los productos con mayor diferencia entre el precio de origen y destino en abril fueron: la manzana roja, con una brecha de 11,7 veces, la pera con una disparidad de 11,21 veces, la naranja (8,17 veces), el arroz (7,78 veces), la calabaza (7,46 veces) y la cebolla con una desproporción de 6,99 veces.

En cambio, detalló que los productos donde menos se multiplicaron los precios desde que salieron del campo y hasta que llegaron al consumidor, fueron: el pimiento rojo con una desigualdad de sólo 2,7 veces, la frutilla (3,1 veces), el tomate (3,37 veces) y el aceite de oliva con un aumento de 3,39 veces.

El informe también destacó que en abril "continuaron mejorando los precios al productor en una amplia cantidad de elaboración" y "el aumento más importante ocurrió en la frutilla, donde el agricultor recibió 196 por ciento más que en marzo por el kg de su cosecha".

"Aunque ese incremento responde a la estacionalidad del fruto ya que no es temporada y por lo tanto el costo de manufactura sube y al mismo tiempo, incidieron las intensas lluvias", explicó.

Además, remarcó "como dato positivo" que los precios al consumidor de la frutilla "sólo subieron 16 por ciento y eso derivó en que la brecha de precios de origen y destino haya descendido a 3,1 veces desde el 7,92 alcanzado en marzo".