Trabajar después de los 65 años puede alargarte la vida

El riesgo de morir por cualquier causa es un 11% más bajo entre aquellos que retrasan su jubilación por un año, según un estudio del Journal of Epidemiology & Community Health.
Martes 24 de mayo de 2016
Dilatar el momento de la jubilación puede ser beneficioso para la salud en un entorno profesional en el que prospera la 'Generación U', que es la de aquellos que no se retiran, bien porque no quieren o porque no pueden.

Retirarse después de los 65 podría ayudar a vivir más años, según un estudio del Journal of Epidemiology & Community Health, citado por Ann Lukits en The Wall Street Journal.

El riesgo de morir por cualquier causa es un 11% más bajo entre aquellos que retrasan su jubilación por un año, y hace que las posibilidades de vivir más tiempo se incrementen en el caso de aquellos que decidan trabajar hasta un periodo que va desde los 66 a los 72 años. Incluso aquellos que optan por este tipo de retiro tienen más posibilidades de vivir, aunque dejen de trabajar por razones de salud.

Los beneficios de dilatar la carrera profesional se producen independientemente del género, el estilo de vida, la educación, los niveles de ingresos o la ocupación que se tenga.

Además, posponer la marcha puede retrasar, según el estudio, el declive natural que se produce con la edad en cuestiones físicas, cognitivas y de funciones mentales, y reduce el riesgo de enfermedades crónicas.

Una investigación de la Oregon State University revela que, en comparación con aquellos que se retiran a los 65, quienes deciden jubilarse con buena salud a los 67 tienen un 21% menos de riesgo de morir, un 44% menos si se jubilan a los 70, y un 56% si se van a los 72.